Ventajas al cocinar a fuego lento

El fuego lento es una técnica culinaria considerada como la forma más eficiente para cocinar, que destaca los sabores y mejora las texturas de tus comidas, utilizando bajas fuentes de calor durante largos o prolongados períodos de tiempo.

En relación al tiempo para cocinar a fuego lento, hay distintos argumentos relacionados al tipo de alimento que se cocina, pero no hay discusión sobre los increíbles resultados que se obtienen con asombrosas combinaciones de sabores y aromas.

Consideraciones para cocinar a fuego lento

El fuego lento, es una forma de cocción cuya práctica es reconocida por los profesionales de la cocina con numerosas ventajas relacionadas a la obtención de sabores contrastados que van penetrando en los alimentos, lentamente.

Son variadas las opiniones sobre la temperatura más adecuada para esta cocción, que se ubica por debajo de la ebullición a unos 70°C, de acuerdo a los más estudiosos.

Existen algunos aspectos a considerar cuando empleamos la cocción a fuego lento, en vista que es necesario que ajustes algunos detalles para obtener los resultados esperados, y además conocer cuando no es conveniente aplicar esta técnica.

Para cocinar a fuego lento no es necesario utilizar olla a presión, si no más bien ollas de cocción lenta, donde el verdadero secreto es la paciencia y ajustar la adecuada temperatura para obtener increíbles platos.

El procedimiento para la cocción a fuego lento consiste en hervir el líquido, y posteriormente bajamos la temperatura, de modo que el líquido debe estar a 95°C, de manera que se observen ligeramente las burbujas.

Esta forma de cocción es recomendada para guisar y estofar, considerando que largas cocciones en líquido permiten mayor pérdida de nutrientes de los alimentos. Por eso es conveniente utilizar menor cantidad de agua y ajusta el tiempo de cocción, especialmente en guisos y estofados.

Cocinar a fuego lento funciona muy bien, especialmente en carnes duras con una cantidad mínima de líquido y larga cocción, donde se podrá ablandar y penetrar mejor los sabores.

En cuanto a los líquidos, el agua, algunos jugos, vino y caldos, son los más adecuados para incorporar en la cocción a fuego lento.

Principales ventajas al cocinar a fuego lento

Una de las ventajas más esenciales de ésta extraordinaria técnica culinaria, se refiere a los sabores alcanzados gracias al empleo prolongado de bajas temperaturas de calor, lo cual permite  mezclar sus ingredientes y mejorar sustancialmente la textura sin llegar a quemarlas y evitando que endurezcan o se rompan.

En cuanto a las carnes, cuando se cocinan a fuego lento no sólo se logra ablandar su textura, sino además se aprovecha sus jugos interiores, y las especias penetran con más facilidad.

El calor unido al largo tiempo, se combinan para asegurar la eliminación de las bacterias de un modo más eficaz, siendo un proceso además sin riesgos para consumir alimentos debidamente cocidos.

Indiscutiblemente, esta efectiva técnica para cocinar confiere a sus preparaciones una distinción, atrapando a sus comensales.

Anímate a preparar una de tus recetas favoritas para sorprender a todos con el extraordinario sabor que alcanzarán, con base a una cocción lenta con bajas temperaturas de calor.