Tome Nota: Como lograr una Comida Balanceada

Lograr una comida balanceada y saludable es todo un arte. En especial en la actualidad en que nos vemos invadidos por carbohidratos y grasas. El lograr una porción adecuada de nutrientes, proteínas, carbohidratos y grasas nos permitirá mantener los niveles de energía para nuestras actividades diarias y contribuirá a la sensación de saciedad, que nos pondrá a salvo de los excesos. A continuación presentamos algunos sencillos tips para balancear cada tipo de alimento a lo largo del día.

Las frutas y verduras son uno de los grupos más ignorados, mientras que debieran representar la mitad del total de la comida que consumimos diariamente, ya que son ricas en agua y fibra y bajas en grasas y calorías. Además, las frutas y verduras proporcionan altas concentraciones de vitaminas, minerales y antioxidantes. Para el balance entre todos éstos nutrientes, una guía fácil es identificar las frutas y verduras por colores. Por ejemplo, las verduras de hojas verdes generalmente tienen altos niveles de hierro y ácido fólico, mientras que las frutas y verduras naranjas-amarillas contienen típicamente potasio y vitamina C. Por lo tanto, al consumir una amplia gama de colores, se tienen mayores posibilidades de alcanzar niveles óptimos de las vitaminas y minerales que necesita nuestro organismo.

La cuarta parte de la comida debe componerse de granos. Éstos realizan la aportación necesaria de carbohidratos, con los cuales se debe ser especialmente cuidadoso pues se desdoblan en azúcares que si bien aportan energía, también pueden saturar el organismo y originar algunas enfermedades. También los granos aportan otro componente importante: la fibra. Éste componente tiene beneficios importantes, pues ayuda a sentir sensación de saciedad y ralentiza la absorción de azúcar.

La última cuarta parte de la comida corresponde a las proteínas. El secreto con las proteínas son la calidad y la moderación. Para el caso de las carnes, es mejor elegir aquellas que están sin procesar, limitando el consumo de carnes con alto contenido de grasas saturadas como la carne de res, cordero y cerdo. Una buena regla para aquellos que disfrutan de consumir carne es no exceder una porción por día, o repartir ésta porción en 2 pequeñas porciones a lo largo del día.

Para cerrar con los alimentos, tenemos las grasas. Y aunque se habla de limitar el consumo de grasas, en realidad hay que contar con un nivel adecuado de grasas saludables en la dieta, pues nuestro cuerpo utiliza grasas de muchas maneras: las membranas de todas las células son grasas; la grasa debajo de la piel mantiene nuestra temperatura; y las reservas de grasa proporcionan energía ante el agotamiento de glucosa. Se recomienda evitar el consumo de “grasas trans” que se utiliza para incrementar la vida útil de los alimentos procesados.

Los líquidos también son importantes. En éste bloque, siempre son mejores opciones el agua, té o incluso café sin azúcar frente a las bebidas endulzadas, que contienen jarabe de maíz de alta fructosa que es un carbohidrato simple y como explicamos antes, puede dar lugar a picos de azúcar en la sangre.

Con estos sencillos fundamentos, es posible lograr una dieta balanceada para sentirse mejor y obtener una salud óptima.