Tipos de aceites comestibles y sus efectos en la salud

Existen muchos tipos de aceites, en la actualidad, los cuales pueden ser utilizados en tu cocina e incluso como remedios caseros. Dependiendo de sus propiedades, podemos aprender sobre ellos y beneficiarnos de su uso, no solo para cocinar o servirlos como aderezo para ensaladas.

Lo que puede diferenciar lo beneficioso o dañino de los aceites comestibles, es su proceso de producción o extracción. Por lo general, los aceites más saludables son los prensados en frío, a diferencia de los aceites prensados en calor que poseen grasas saturadas dañinas para el organismo.

Aceites comestibles, su uso y efectos

Es importante saber los efectos que tienen los aceites consumibles en nuestro organismo, para limitar el consumo de aquellos que no son saludables y perjudican  nuestra salud.

A continuación te presentaremos un listado de aceites comestibles, que solemos utilizar en nuestras cocinas sin saber sus efectos:

Aceite de Canola: Este aceite proviene de la planta de colza, y está catalogado entre uno de los más saludables aceites comestibles que existen en el mundo, sin embargo hay que estar conscientes de cómo utilizarlo, pues aunque posee un alto contenido de ácido graso Omega-3, si se utiliza en cocciones mayor a 120° F, pierde sus propiedades beneficiosas, convirtiéndose en una grasa trans.

Como es bien sabido, las grasas trans, no son saludables y afectan en gran medida nuestras arterias, obstruyéndolas, llegando a causar graves daños en nuestro organismo y específicamente en nuestra salud cardiovascular, por lo que te recomendamos su uso crudo, en aderezos y ensaladas.

Aceite de Oliva: El aceite de oliva es uno de los aceites comestibles de origen vegetal más famoso, proviene de la aceituna. Es muy frecuente su uso en la cocina, debido a los grandes beneficios que aporta a nuestra salud y su gran sabor, entre los beneficios que podemos encontrar se encuentra, su poder para estabilizar los niveles de colesterol, ayudar a los tratamientos contra el Alzheimer, tiene propiedades anticancerígenas, es un gran aliado para la pérdida de peso y fortalece el sistema inmunológico entre otros.

Úsalo como aderezo en tus ensaladas, o consúmelo como un remedio casero, podrás notar sus grandes beneficios en poco tiempo.

Aceite de Coco: Es un aceite prensado en frío, no muy común en la cocina, o por lo  menos no tanto como el aceite de oliva y de maíz. Sin embargo, es un aceite muy beneficioso para nuestra salud, consumiéndolo e incluso utilizándolo en mascarillas y remedios caseros para la piel y el cabello.

Este aceite comestible posee un gran contenido de TCM (Trigliceridos de Cadena Media), los cuales son fáciles de digerir y son rápidamente metabolizados por nuestro hígado.

Aceite de Palma: Es un aceite de origen vegetal que proviene del fruto de la palma, este aceite crudo posee un gran contenido de vitamina A y E. Se han escrito muchos mitos con respecto a este aceite comestible, sin embargo algunas de sus verdades, es que es un aceite de TCL, lo que quiere decir que es un triglicérido de cadena larga, que es absorbida por nuestro organismo y de muy difícil digestión.

Por último antes de escoger uno de muchos aceites comestibles, para utilizar frecuentemente en tu cocina, infórmate de la manera de producción, pues los más dañinos suelen ser los prensados a altas temperaturas, escoge uno prensado al frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *