Suplementos para adelgazar: ¿Mito o realidad?

El mercado está invadido por diversos suplementos para adelgazar, los cuales generan inmensas ganancias a una industria que se vale del desespero de una población que busca adecuarse a los cánones de belleza que impone la sociedad.

Aunque un cuerpo delgado y esbelto no es algo que se consiga gracias a una pastilla milagrosa, los suplementos para adelgazar ganan terreno al ejercicio y a la alimentación saludable. Muchas personas se valen de ellos, sin pensar en que la mayoría son un complemento para seguir un plan de adelgazamiento.

Consumir este tipo de productos no está mal del todo, solo hay que diferenciar los efectos de cada uno en el organismo, y huir de los que prometen eliminar kilos como por arte de magia. Eso no es más que un vil engaño.

Tipos de adelgazantes

Entre los suplementos que más se comercializan están  los diuréticos que eliminan a través de la orina agua y residuos. Aunque se suelen vender como suplemento para adelgazar, lo que hacen es disminuir la retención de líquidos. Quien tenga problemas renales se sentirá más deshinchado, pero sino, lo que consiga eliminar lo recuperará al ingerir bebidas y alimentos.

La base de estas infusiones o cápsulas suelen ser la cola de caballo, la alcachofa, la ortiga y el diente de león.

suplementos-para-adelgazarOtros suplementos que se ofrecen para adelgazar son los que tienen una función saciante. Estos poseen fibra soluble e insoluble, que aportan sensación de llenura, disminuyendo el apetito y la ingesta de calorías. Se toman antes de las comidas y vienen en forma de pastillas, polvos o cápsulas.

Entre los adelgazantes también se encuentran los laxantes, los cuales facilitan las evacuaciones. Estos pueden ser muy dañinos y un arma de doble filo, pues suelen producir diarreas constantes y deteriorar la salud. Glucomanano, semillas de lino, cáscara sagrada o frángula son los más usados.

Los llamados quemagrasas parecen ser los más afectivos. Estos evitan que el intestino absorba la grasa. La L-Carnitina es una de las más empleadas para este fin.

Generalmente las pastillas quemagrasas están formuladas con ingredientes que aceleran el metabolismo, como la cafeína, y son también llamadas suplementos termogénicos, pues aumentan la energía.  Son productos costosos y generan efectos adversos como el insomnio. No es aconsejable que sean tomadas por pacientes hipertensos, ya que podrían subir la presión arterial.

Desconfíe de los milagros

Si el suplemento para adelgazar parece demasiado bueno para ser verdad, lo mejor es desconfiar.

Muchos productos para adelgazar, que se comercializan como suplementos dietéticos, a veces son adulterados con ingredientes de medicamentos recetados, o sustancias controladas que no aparecen en la etiqueta, lo que podría ser muy peligroso para el bienestar físico y emocional.

Lo mejor siempre será consultar primero al médico antes de usar esta “ayuda” para eliminar las libras de más. Será un especialista quien podrá recetar fármacos adecuados y efectivos si la situación lo requiere. No asuma riesgos que no valen la pena.