Si quieres adelgazar, no comas estos alimentos

Los excesos siempre son malos, y en cuestión de nutrición muchísimo más. La ingesta desmedida de grasas, azúcares, carbohidratos y gaseosas, indudablemente engorda, pero más allá de eso, es importante saber que existen alimentos que, por su composición o su contenido calórico, tienden a contribuir con la ganancia de peso.

Al hablar de dietas, los nutricionistas insisten en la necesidad de seleccionar un plan equilibrado, que incluya productos de los diferentes grupos alimenticios, y así poder asegurar el correcto uso de energía, el funcionamiento de órganos y células, y la prevención de enfermedades. Pero no se puede tapar el sol con un dedo. Hay comestibles y comidas específicas que impiden adelgazar. Si a eso se le suma los malos hábitos de consumo y de preparación, es mucho lo que hay que indagar sobre la capacidad que tienen ciertos productos para engordar, en mayor proporción que otros.

si-quieres-adelgazar-no-comas-estos-alimentosSin contar el agua, todos los alimentos aportan calorías, pero sin duda entre los más perjudiciales se encuentra la papa. Particularmente la papa frita, tiene una textura parecida a la de una esponja, que favorece la acumulación de grasas saturadas. Adicionalmente, se compone de ciertos químicos que “viajan” al cerebro logrando perturbar el sistema de control del peso. En otras presentaciones, la papa aporta altas dosis de insulina y carbohidratos que son absorbidos con facilidad por el organismo, generando un incremento sustancial de kilos.

Así como este, hay muchos otros productos que, bajo ningún concepto, deberían incluirse en el menú cotidiano, y menos si el objetivo es adelgazar:
• Jugos embotellados: Estudios han demostrado que muchos zumos pasteurizados contienen igual o más cantidad de azúcar que un refresco, así que por más inocuos que parezcan, conviene no tomarlos en cuenta.
• Margarina: Algunos sustituyen la mantequilla por la margarina por considerar que con esto están respetando la dieta, pero no es cierto. Ambos aportan grasas que se almacenan en el abdomen y en las piernas, causando la aparición de rollos y celulitis.
• Yogurt: Se añaden en la dieta porque son sanos y es así, pero cuando la meta es adelgazar, no todos los yogures son adecuados. Los de frutas y los light, tienen entre tres y siete veces más azúcar que los naturales o desnatados. Por ello, es fundamental revisar las etiquetas antes de comprarlos porque no todos son tan inofensivos como parecen.
• Aceite: Existe la falsa creencia de que el aceite crudo engorda menos que el aceite para freír, pero esta teoría no es del todo cierta. Sea de oliva o de semillas, crudo o cocinado, aporta las mismas calorías: unas 100 por cuchara.
• Embutidos: Se suele pensar que el pan es uno de los productos que más engorda, pero los que generan ese efecto son los embutidos con los que se acompañan, y que son ricos en materia grasa. El principal compuesto del pan son los hidratos de carbono, pero estos solo suman cuatro calorías por gramo, mientras que la grasa de los embutidos añaden 9 calorías por gramo. Está comprobado entonces que una loncha de pan de vez en cuando, no hará ningún daño.