¿Ser Vegetariano o Vegano?

Ser vegetariano y ser vegano tienen que ver con volverse consciente del consumo de productos de origen animal. A continuación explicaremos cada uno de ellos y sobre todo, en que se diferencian.

Comencemos por el vegetarianismo. Existen diferentes grados de vegetarianismo, dependiendo del grado de consumo de productos y platillos de origen animal. Por ejemplo, hay algunos vegetarianos que comen mariscos y a quienes se les llama pesco-vegetarianos. De igual manera, los hay quienes consumen huevos y son conocidos como ovo-vegetarianos, y aquellos que consumen productos lácteos o lacto-vegetarianos. Entre los más flexibles encontramos a aquellos que consumen huevos y leche, quienes se conocen como vegetarianos ovo-lacto.

El extremo de ésta flexibilidad es ser vegano. Los veganos por definición no consumen ningún producto de origen animal en su alimentación; sin embargo, más allá de una dieta, es un estilo de vida. La filosofía de un vegano se extiende a las prendas de vestir y otros insumos, por lo que no utilizará ropa de cuero o piel, lana o lanolina, ningún endulzante derivado de la miel o cera de abejas entre otras cosas. Así pues, el ser vegano va más allá de una dieta y se relaciona también con la ética y la conciencia de la crianza y sacrificio de otra vida para beneficio propio.

Así, pudiéramos pensar que la visión del vegano se limita a una concientización de los derechos de los animales. Sin embargo, va mucho más allá de esto, pues la industrialización de la crianza de ganado de todas las especies plantea un tema ético acerca del bienestar del propio animal que es sacrificado en pro de la producción en serie y la mayor rentabilidad. A la larga, éste contexto merma incluso la salud humana y la sustentabilidad del medio ambiente.

En éste contexto, la opción se presenta con el cambio a fuentes de alimentos orgánicos y la eliminación de la carne y otros productos animales de la dieta y en última instancia buscar el evitar el consumo de productos de origen animal por completo y el no apoyar a empresas que de una u otra manera lucran o promueven el consumo de productos animales.

Ser vegetariano o ser vegano puede aportar importantes beneficios a la salud. Sin embargo esto no deriva del sólo hecho de dejar de consumir carne. En realidad es el resultado de una dieta balanceada y bien planeada rica en frutas, verduras, granos enteros, nueces, semillas y legumbres. Todo lo anterior con un correcto control en las calorías que se consumen.

Es de observarse que hay un riesgo importante de enfrentarse a deficiencias nutricionales como resultado de una dieta vegetariana o vegana. Aunque son ricas en fibras y bajas en colesterol y grasas saturadas, pueden carecer de vitamina B12 y D, hierro, zinc, proteínas, calcio y omega 3. Estas carencias se ven acentuadas en el veganismo puro en especial a largo plazo.

Aunque en definitiva hay un claro beneficio en comer vegetales la mayor parte del tiempo, se debe cuidar el balance y su sustentabilidad en el largo plazo.

Autor: Vasti Herrera