Semillas de Chía: los beneficios de su consumo diario

La Chía es una semilla que proviene de una planta denominada Salvia hispánica, cuya existencia en América Central se remonta a unos 3.500 años antes de Cristo. Su nombre significa fuerza. Se cuenta que era una semilla utilizada frecuentemente por el pueblo maya, para mantener su energía durante largas travesías.

Por su parte los aztecas, la usaban como una semilla medicinal, ya que ayudaba en el alivio de los dolores articulares, estimular la producción de la saliva y como calmante de la irritación de la piel.

Propiedades de la Chía

Según los expertos, es una semilla con muchas vitaminas y oligoelementos beneficiosos para la salud, porque en estas semillas pueden encontrarse proteínas, ácidos grasos omega 3, fibra, calcio, hierro, niacina tiamina y rivoflavina. Por todos estos componentes se ha considerado como un superalimento.

Se dice que es un superalimento, ya que se le atribuyen 2 veces más la proteína contenida en otras semillas, 2 veces más potasio que el contenido en los plátanos, 3 veces más hierro que las espinacas, el calcio que contiene es 5 veces mayor que el de la leche, su cantidad de antioxidantes es 3 veces mayor que el contenido en los arándanos, y además contiene boro que es un mineral que colabora en el proceso de absorción del calcio por parte de los huesos, y por si fuera poco, también contiene cobre, manganeso, zinc, y muchas vitaminas.

Posee un sabor agradable y suave, lo cual la hace ideal para combinarla en muchas preparaciones de alimentos, tales como batidos, panes, postres y salsas.

A causa de su gran contenido de antioxidantes, es posible almacenarla en un lugar seco hasta por cuatro años y que siga manteniendo todas sus propiedades.

Como consumir las semillas de Chía

Debido a su sabor suave, se puede incluir en cualquier jugo o alimento líquido, ya que la Chía puede absorber líquido hasta 12 veces  su volumen. Si combinas 2 tazas de agua con 1/3 de taza de Chía, lo dejar reposar y lo remueves, se forma un gel similar al que se hace cuando se hierve la linaza, y este gel lo puedes combinar con cualquier comida o ponerlo en el refrigerador y usarlo cuando quieras.

Lo ideal es consumir las semillas de Chía en su forma natural, aunque se pueden agregar hasta en productos de panadería, pero al igual que otras semillas, su consumo debe realizarse con moderación y consumiendo mucha agua.

Beneficios de su consumo

En relación a todas las propiedades que posee esta semilla, está siendo utilizada como coadyuvante en una alimentación sana. Pero vamos a contarles otros de sus beneficios.

  • Es considerada un alimento integral: esto es motivado a su alto contenido de fibra, cultivado en forma orgánica y que es libre de gluten.
  • Es una fuente de antioxidantes: los cuales no permiten que estas semillas se dañen rápidamente, e impiden la formación de radicales libres quienes son causantes del envejecimiento y de la aparición de enfermedades como el cáncer.
  • Su contenido de carbohidratos es en su mayoría fibra: casi la mitad del contenido de la Chía es fibra, lo que hace que se sienta una mayor sensación de llenura durante más tiempo y esta fibra colabora en el estímulo de los movimientos intestinales disminuyendo los problemas de estreñimiento.
  • Son una excelente fuente de proteínas: para las personas que no consumen carnes de ningún tipo, la Chía viene a suplir las necesidades proteicas. Esto ocasiona que la persona se sienta saciada por mayor tiempo y se evita el comer fuera de comidas.
  • Es un ayudante en la pérdida de peso: cuando se consumen semillas de Chía, y se toma bastante agua, esto ayuda a controlar el apetito, aunque por sí sola no existe evidencia cierta de que contribuya a la pérdida de peso, al combinarse con alimentos en una dieta sana son muchos los beneficios que se obtienen.
  • Son una buena fuente de ácidos grasos buenos: se estima que su contenido de omega 3 es superior al que contiene el salmón.
  • Ayuda a mantener el colesterol a raya: las semillas de Chía combinadas con avena, proteínas de soya y nopal, colaboran con bajar los niveles de LDL, colesterol malo y a elevar los del colesterol bueno conocido como HDL y a reducir el riesgo cardiovascular.
  • Colabora con la salud de los huesos: por su gran contenido de calcio y otros nutrientes, son recomendadas para las personas que son vegetarianos y no consumen ningún derivado de la leche. Con el consumo de Chía pueden mantener perfectamente la salud de sus huesos.
  • Colabora a mejorar la diabetes tipo 2: su consumo ayuda a mantener los niveles de glucosa en sangre estables y evitar los picos, además ayuda a bajar la tensión arterial y la inflamación.
  • Por su alto contenido energético: son compañeras ideales en la alimentación de atletas, quienes pueden añadirla a sus batidos de frutas naturales.

Contraindicaciones

Como todo alimento, se debe consumir con ciertas precauciones, ya que la dosis diaria recomendada es una cucharada y media y las personas con ciertos problemas para tragar, deben tener cuidados adicionales, ya que al tener la Chía la propiedad de absorber hasta 12 veces su volumen de líquido, pueden ocasionar que se quede atrapada en el esófago. En estos casos es mejor agregarla en la preparación de los alimentos y de esta manera pasará directamente al estómago.

Las personas que presentan alergias a frutos secos o al maní, deben consumirla con precaución. También, como tiene efectos sobre los valores de tensión arterial, es posible que la baje un poco más, por tal razón se debe realizar un seguimiento de los valores de tensión arterial, en caso de estar bajo medicación para controlar la presión arterial, ya que el consumo de semillas de Chía  puede potenciar el efecto de los medicamentos.

Su consumo está contraindicado en personas que sufre de diarrea, ya que por su efecto de estímulo de los movimientos del intestino, puede incrementar la frecuencia de las deposiciones.

En cuanto al embarazo, aun no existen estudios científicos que avalen su beneficio o su perjuicio en esta especial condición de la mujer, por tal razón es mejor consultar al médico antes de iniciar su consumo.

Autor: Yuraima Padrón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *