Reduce una talla en un mes con un plan quema grasa

Aunque te parezca imposible, puedes reducir una talla en un mes, con un plan con el que podrás quemar grasa mucho más rápido. Combinando ejercicios y la alimentación adecuada. A continuación te decimos como:

  1. Come más

Si realizas más comidas pero de alimentos con mucho contenido de agua como frutas, sopas, vegetales crudos, ingerirás mayor volumen pero de alimentos con baja densidad de calorías. Esto te hace sentir llena con mayor rapidez y obtienes más bocados con muy bajas calorías.

Al consumir vegetales crudos, el organismo debe quemar más calorías para procesarlos, por esa razón pierdes peso más rápido y logras mantener el peso perdido por más tiempo.

  1. Aumenta el consumo de fibra

En la onda de consumir menos calorías, el consumo de fibra te ayuda a sentirte llena con mayor rapidez. La fibra puede hacer pasar con mayor velocidad los alimentos por el tracto digestivo y así dar menos tiempo al organismo para que absorba las calorías. De acuerdo a los expertos por cada gramo de carbohidratos sustituidos por fibra, puede estar perdiendo unas siete calorías. Entonces si triplicas el consumo de fibras y lo llevas a unos 40 gr diarios, podrás estar perdiendo unas 200 calorías al día.

  1. Realiza un entrenamiento inteligente

Con miras de mantener el metabolismo activado, puede realizar entre 3 y 4 sesiones cortas de ejercicio, con una duración de unos 10 minutos. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Pittsburgh, en un grupo de mujeres, encontraron que cuando al dividir 40 minutos de ejercicios diarios,  en cuatro sesiones de 10 minutos cada una, a lo largo del día, las participantes perdieron 20 libras, mientras que el grupo que realizó ejercicios por 40 minutos continuos perdió solo 14 libras.

Con estas sesiones cortas distribuidas a lo largo del día, puedes mantener tu metabolismo activado sin darle oportunidad de desacelerarse y esto te hace perder más peso.

  1. Toma más agua

Tomar agua te ayuda a reducir la cantidad de grasa que tienes almacenada en el cuerpo, ya que obligas a los riñones a funcionar con mayor rapidez para procesar el líquido que consumes. Cuando tomas poca agua, su  eliminación  los riñones se la dejan al hígado interfiriendo en su trabajo de quemar grasa y esto ocasiona que la almacenes en mayor cantidad.

  1. No dejes de desayunar

Está demostrado que las personas que no desayunan, tienen mayor propensión a ser obesas, al contrario de las personas que realizan su desayuno  en forma regular. Cuando inicias tu día consumiendo tu desayuno,  ayudas a activar el metabolismo.

Un estudio realizado en la Universidad en el Paso en Texas, mostró resultados que las personas que hacían su desayuno diario, consumieron unas 100 calorías menos durante el día, durante un año. De esta manera podrás bajar fácilmente unas libras sin darte cuenta. El no tomar el desayuno hace que tu metabolismo trabaje mucho más lento, lo que ocasiona que no quemes la grasa extra de tu cuerpo.

  1. Procura levantar pesas un poco más pesadas

Cuando estas en el gym, y haces entrenamiento de pesas, trata de levantar un poco más de peso, esto te hará quemar mayor número de calorías. Esto ocasionará un mayor efecto en la pérdida de grasa posterior al entrenamiento, motivado a la intensidad del mismo, y obligará a tu cuerpo a quemar más grasa para poder recuperarse, tras haber realizado un entrenamiento con pesas un poco más pesadas.

  1. Realiza cardio al finalizar el entrenamiento

Una manera de acelerar la quema de grasa, es realizar una sesión de cardio al final del entrenamiento. Si realizas un breve calentamiento y luego la rutina de ejercicios para moldear el cuerpo o aumentar músculo, estarás consumiendo la gran mayoría de los carbohidratos que tienes almacenados, así que cuando vayas a realizar tu rutina de 45 minutos de cardio, tu cuerpo comenzará a quemar grasa con mayor rapidez para poder tener energía.

De esta manera no quemarás una combinación de carbohidratos y grasas, motivado a que ya habrás consumido la mayor parte de los carbohidratos y así perderás peso con mayor rapidez.

  1. Usa la música para perder peso

Algunos estudios han demostrado que cuando las personas realizan sus ejercicios, al ritmo de su música favorita, bajaron un promedio de 16 libras más que las personas que no se ejercitaron con música.

La música mantiene la motivación y la energía durante mucho más tiempo, en la rutina de ejercicios, esto te ayudará a perder peso y a alcanzar tu meta con mayor facilidad.

  1. Duerme bien

 Es recomendable que las personas duerman 8 horas diarias para recuperar energía y estimular la pérdida de peso. Algunos estudios han demostrado que las personas que duermen más de 8 horas o las que duermen menos, tienen una mayor propensión a sufrir de sobrepeso.

Esto es motivado a que si no se duerme lo suficiente los niveles de una hormona llamada leptina disminuyen. Esta hormona es la responsable de controlar el apetito.

  1. Evita las bebidas gaseosas

El consumo de este  tipo de bebidas, automáticamente de lleva a subir de peso por la gran cantidad de azúcar que contienen. En cambio si bebes agua, estarás consumiendo cero calorías y llegarás a perder hasta 1 libra a la semana, solamente sustituyendo dos botellas de gaseosas por la misma cantidad, pero de agua.

Inclusive si tomas las gaseosas dietéticas, aunque no contienen azúcar. Los endulzantes artificiales, estimulan las ganas de consumir dulces y otras comidas que te llevan a aumentar de peso.

Podría seguir enumerando consejos para bajar de peso, pero ya sabemos que no hay una receta mágica. Lo ideal es estar conscientes de los alimentos que consumimos, realizar un menú que nos permita alimentarnos de forma balanceada y  aumentar el consumo de verduras, frutas y vegetales crudos.

Incorporar una rutina de ejercicios diaria y mantenernos siempre activas, programar caminatas para alternar el entrenamiento en el gym y variar de escenario. Pero sobretodo es ser constante en lo que nos proponemos y no desmayar si los resultados no llegan tan rápido como lo deseamos.

Autor: Yuraima Padrón