Pierde kilos y adelgaza con la dieta de la piña

El olor, frescura y sabor de la piña seducen paladares, pero lo que realmente ha hecho que muchas personas se habitúen a su consumo, son sus propiedades para adelgazar. Sola, en te, ensaladas, gelatinas, smoothies y otras preparaciones, la piña ha demostrado ser un alimento esencial para las dietas de adelgazamiento, debido a su bajo aporte calórico. 100 gramos solo contienen 55 calorías, lo que significa que por más piña que se ingiera, sus calorías siempre serán menores que el volumen de la fruta.

Adicional a ello, la piña contiene grandes cantidades de agua que ejercen una acción diurética, y un efecto extraordinario en el control del apetito, la eliminación de grasa, la liberación de toxinas y la desaparición de la celulitis.

Su composición fibrosa previene el estreñimiento y reduce los niveles de colesterol y triglicéridos, logrando controlar la presión arterial y los índices de azúcar en la sangre.

Como beneficios adicionales, la piña refuerza el sistema inmune, desinflama, disminuye los dolores articulares, descongestiona, protege contra los parásitos intestinales,  cicatriza, alivia las hemorroides, disuelve los cálculos renales y favorece la digestión.

Agua o té de piña

Se dice que para aprovechar al máximo las bondades adelgazantes de la piña, lo ideal es comerla fresca y al natural, pero debido a su gran efectividad, se han diseñado planes alimenticios y recetas específicas para reforzar su eficacia en la pérdida de peso.

pierde-kilos-y-adelgaza-con-la-dieta-de-la-pinaUna de las más efectivas es el agua de piña, que acelera el metabolismo y predispone al cuerpo a quemar la grasa. Se prepara con un litro de agua, la cáscara de una piña y una cucharada de canela. El procedimiento es sencillo. Solo se debe pelar la piña, lavar muy su concha y ponerla a hervir junto con la canela en una olla cerrada, durante treinta minutos. Transcurrido ese tiempo, se debe bajar del fuego, colar y dejar reposar. Se puede guardar en la nevera para ingerir un vaso en ayunas, y otros tres con las comidas.

Otra alternativa es el té de piña, que se elabora con la hoja o la piel seca. Para ello se debe colocar en el horno a una temperatura de 150 ºC hasta que se torne opaca. Seguidamente, se debe cocinar por 15 minutos en un recipiente con agua. Se puede beber caliente o frío, preferiblemente en las mañanas, tres veces por semana.

En las comidas

Las personas que deseen obtener efectos rápidos pueden optar por la dieta de la piña que consiste básicamente, en combinar la fruta con otros alimentos bajos en calorías durante tres o siete días. Sus defensores abogan por ella por tratarse de una fruta que limpia el hígado, los riñones y el páncreas, desinflama la zona del vientre, quema la grasa y desintoxica. Sin embargo,  hay quienes desestiman este plan por considerar que es monótono, disminuye energías, fomenta un efecto rebote y, en caso de ser aplicada por más de una semana, provoca serios problemas de salud por la carencia de vitaminas y nutrientes esenciales.

Verdad o no, es razonable que algunos quieran poner en práctica los parámetros de esta dieta, pero conviene no extenderla por más de tres días para evadir los riesgos. Versiones hay muchas, pero acá presentamos una que podría funcionar:

Desayuno

  • 1 taza de té de piña y 3 rodajas de piña

Media mañana

  • Un vaso de agua de piña

Opciones para el almuerzo

  • Sopa quemagrasa preparaba con nabos, puerro, apio, zanahoria y alcachofa. Como segundo plato, una porción de pescado o pollo a la plancha.
  • Ensalada de atún con lechuga y dos rodajas de piña.
  • Filet de ternera desgrasado, preparado a la plancha con sal y pimienta. Dos rodajas de piña.

Merienda

  • 1 vaso de agua de piña
  • Yogurt de piña descremado

Opciones para la cena

  • 5 rodajas de piña
  • Crema de verduras y dos rodajas de piña
  • Salmón a la parrilla, con ensalada de lechuga, y dos rodajas de piña