La verdad sobre los endulzantes no calóricos

La epidemia de obesidad ha empeorado, aunque se siga consumiendo edulcorantes bajos en calorías y un alto consumo de elementos light. Diversos estudios han dado opiniones distintas sobre el uso de los endulzantes químicos. Pero ¿Cuál es la verdad respecto a estos aditivos? Para responder este interrogante conoce como estos inciden en tu apetito, el bien corporal y el riesgo de sufrir enfermedad.

La mayoría de las personas están acostumbradas al consumo de alimentos dulces, y aunque sabemos que el azúcar añadido provoca estragos en el organismo, no queremos dejar de consumirlos. Por esta razón fueron inventados unos alimentos sustitutos, que imitan los efectos del azúcar, estimulando así las papilas gustativas del dulce en la lengua. Una característica de estos es que no contienen calorías y no provocan efectos metabólicos dañinos para el cuerpo.

Estos endulzantes son productos alimenticios artificiales que en oposición a los naturales, como lo son la miel y el azúcar en crudo, estos también soy muy dulces  y comúnmente son agregados a las comidas y bebidas diabéticas, esto se debe a que no contienen calorías.

Es cierto que cambiar el azúcar de meza por los edulcorantes bajos en calorías te podría ayudar a bajar peso, pero solo si se consumen en forma moderada. Si padeces de alguna enfermedad o presentas desequilibrios en el azúcar en sangre, y presentas alguna alteración en tu salud, lo mejor es que evites el consumo de los endulzantes químicos.

TIPOS DE EDULCORANTES

Hay una gran cantidad de endulzantes bajos en calorías en el mercado, y que cada uno tiene una estructura química diferente. Pero lo único que tienen en común es que son muy buenos para estimular las papilas gustativas del dulce en la lengua. Su composición  en algunos es más dulces y suele estar por el acesulfamo K es 200 veces más; el aspartamo, 180; la sacarina, 700 veces; el neotamo, 700; la sucralosa, 600, que los demás endulzantes. Alguno de estos compuestos químicos, como el aspartamo, contiene pocas calorías, por lo que no necesitas mucho para que tus alimentos queden dulces.

¿CÓMO INCIDEN EN TU APETITO?

Los alimentos que son endulzadas con azúcar disparan químicos cerebrales y hormonas que provocan una sensación de agrado para nuestro organismo. Esto es indispensable para sentirse satisfecho después de cada comida. Un estudio realizado en 5 hombres mostro que el consumo de azúcar hace efectos en el hipotálamo, que es el regulador del apetito en el cerebro. Esto no se da con el aspartamo, por lo que los investigadores sugieren que nuestro cerebro no registra los endulzantes químicos como un compuesto que brinda saciedad.  Es muy probable que al consumir los endulzantes bajos en calorías sientas más antojos de ella, por lo que se te puede convertir en un vicio. Además existen otros estudios que afirman que los endulzantes no afectan el hambre más que el azúcar.

LA PALABRA DE LA CIENCIA

Hay estudios que han descubierto las conexiones que existen entre el consumo de refrescos de dieta y el aumento de peso. Debido a que el índice de masa corporal es más alto en aquellos individuos que consumen endulzantes. Y otros resultados de unas pruebas médicas concluyeron que estos aditivos favorecen al control del peso corporal.

La mayoría de las empresas usan estos resultados para introducir nuevos productos al mercado. Las últimas pruebas realizadas se enfrascaban en la introducción de bebidas con azúcar en versiones light, y que al consumirla es posible que bajes 800 gr de peso.