Gana salud y pierde calorías, comiendo frutas y vegetales

Para bajar de peso solo hay que tener disposición. Las acciones correctas, en el momento indicado, marcarán la diferencia entre una vida llena de molestias y enfermedades a causa del sobrepeso, y otra sana y equilibrada, con el cuerpo deseado.

Las palabras deben ir atadas a los hechos. Si se habla de adelgazar, indudablemente hay que transformar ciertos hábitos, y eso incluye la revisión y adecuación del plan de alimentación.

Difícilmente se podrán reducir medidas con una dieta alta en azúcar, grasas y carbohidratos, pero sí con una a base de frutas, verduras y vegetales. Si a lo que se teme es a caer en la monotonía, existen infinidad de formas de evitarlo.

El mercado está lleno de productos tan versátiles como la piña, la manzana, el melón, la lechosa y el brócoli, que admiten preparaciones deliciosas, con aportes nutricionales muy elevados. Y de esto se trata. De aprovechar sus nutrientes, de la mejor manera posible, con recetas prácticas que nos mantengan firmes en nuestros objetivos.

mentiras dieta veganaNo podremos comer un cabello de ángel, pero sí una mermelada de piña con stevia y limón, que nos ayudará a calmar la ansiedad por ese dulce que tanto nos gustaba. Pero además, nos permitirá aprovechar el poder desintoxicante, diurético y laxante de esta fruta, para lograr la figura anhelada.

Si bien es cierto que la recomendación básica es consumir la piña cruda y al natural, no se puede negar que esta fruta elimina las grasas y activa el metabolismo. Es tan beneficiosa para la pérdida de peso, que hasta su corazón aporta fibras que controlan el apetito y calman la ansiedad.

Más sacrificios, más resultados

Es posible que al hacer dieta tengamos que olvidarnos de esas hamburguesas con chuleta y beicon que nos fascinaban, pero en su lugar podemos idear unas suculentas brochetas de pollo asado, con pimientos, cebolla y un toque de mostaza, que nos dejarán sin aliento.

La idea es saber aplicar la creatividad y hacer uso de la gran cantidad de opciones frutales y vegetales que la naturaleza nos regala. Es tanta su efectividad para la pérdida de peso, que estudios recientes han demostrado que una dieta a base de frutas, verduras y vegetales, potencia la quema de 16% más calorías, que una dieta que prescinda de ellos.

Si a eso le sumamos que solo la vitamina C presente en la mayoría de estos alimentos, fomenta la quema de 25% de grasa en un entrenamiento de una hora, nos daremos cuenta de que cualquier sacrificio que hagamos valdrá la pena.

Esa vitamina C que se halla en las naranjas, el perejil y los limones, es ideal para “atacar” la  grasa del estómago y del abdomen. También se encuentra en el kiwi, la papaya, los pimientos, el brócoli y las espinacas, y acelera la producción de moléculas que favorecen la oxidación del tejido graso en otras zonas del cuerpo.

Toma en cuenta que si eres hombre, debes ingerir una dosis de 90 miligramos de vitamina C al día, pero si eres mujer, con 75 milígramos será suficiente.

Cómo consumirlas

Los especialistas sugieren comer las frutas frescas y enteras para gozar de su acción diurética. En algunas conviene dejar la piel, porque en ella se concentran buena parta de los nutrientes.

Aunque varias de ellas pierden fibra al ser exprimidas, otras como la naranja, son perfectas para la elaboración de jugos que equilibran el metabolismo, mejoran la digestión y resguardan el hígado. Su efecto será mayor, si se combina con perejil, pepino, piña o apio. Igual de provechosos son los batidos de melón, sandia, mango y pera, siempre y cuando se elaboren sin aditivos ni azúcares.

Manzana, melocotón, mandarina, higo, ciruela y pera, son excelentes opciones frutales para un régimen de adelgazamiento, porque colaboran con el intestino en su función de disminuir la absorción de las grasas y, por ende, de las calorías.

En una buena dieta, se aconseja engullir una porción de dos a cuatro futas, dos veces al día, preferiblemente en las meriendas, y con el estómago vacío. Hacerlo tras las comidas, potenciará la pérdida de nutrientes e interferirá en el proceso digestivo.

Más alternativas sanas

Una de los mejores alimentos para bajar de peso es la espinaca, porque es rica en proteínas, agua, fibra, y contiene pocos carbohidratos. Los tilacoides y otras membranas presentes en sus hojas, sosiegan la ansiedad en un 95% y fomentan la reducción de peso en un 43%. En infusión, es estupenda para mantener a raya el apetito.

El pepino también es beneficioso porque mejora el tránsito intestinal, previene el aumento del colesterol y elimina toxinas. Preparado en jugo es considerado uno de los mejores antídotos para la pérdida de peso. La primera toma debe ser en ayunas y posteriormente, se debe beber 20 minutos antes de cada comida. De esta forma, depura el organismo y adelgaza.

No hay que dejar pasar las bondades desintoxicantes de los tomates, que además aportan vitaminas B, C, A, calcio, potasio, sodio y magnesio.