¿Estás entrenando a la hora correcta para adelgazar?

Está claro que la efectividad del ejercicio a la hora de adelgazar depende del metabolismo, el ritmo cardíaco, la rutina, la hidratación, la constancia, la alimentación y otros factores que varían de una persona a otra, pero hay uno que quizás pocos toman en cuenta, y tiene que ver con el horario.

El tiempo que se le dedica al entrenamiento suele depender de la agenda diaria. El momento libre antes o después del trabajo, la escuela, las tareas domésticas y demás responsabilidades, es el “adecuado”, pero alguien se ha preguntado si ese instante puede incidir en los resultados. La respuesta es sí. Y no solo es la cantidad de tiempo lo que influye, sino también la hora que se escoja para emprender la faena.

Algunos dirán que basta con tener un itinerario de al menos 30 minutos al día, que permita mantener la constancia y la responsabilidad, pero aunque sea verdad, no es lo único que cuenta.

Diversos estudios han demostrado que el organismo demanda diversos ciclos que rigen el funcionamiento de las hormonas, el sueño y el rendimiento. El reloj biológico, que determina el ritmo de sueño y vigilia, está marcado por el sol y controla la temperatura corporal, el metabolismo, la atención, la presión y otras funciones que indiscutiblemente intervienen en la ejercitación. Es por ello, que los deportistas consagrados, por ejemplo, establecen sus prácticas considerando sus picos de rendimiento y su capacidad física, de acuerdo a los parámetros de su reloj biológico.

estas-entrenando-a-la-hora-correcta-para-adelgazarPara los que no son profesionales y tampoco viven del deporte, el asunto podría ser más fácil porque las metas no son tan altas, pero de igual modo conviene considerar lo que la ciencia dicta al respecto, ya que al parecer todo tiene sus pros y sus contras.

Matutino   

A juicio de los especialistas, entrenar a primera hora del día es sumamente beneficioso porque el cuerpo está descansando y sorteará la resistencia a la insulina, asociada con la ganancia de peso. Adicional a ello, la liberación de endorfinas y óxido nítrico que se genera, despierta las hormonas encargadas de “gestionar” el  buen humor.

Sin embargo, quienes seleccionen este horario para ejercitarse no deberían hacerlo con el estómago vacío, puesto que las reservas energéticas son bajas, lo cual es contraproducente para las rutinas rigurosas. Tampoco es prudente hacer una comida copiosa. Una porción de avena, una fruta o una tostada de pan con un vaso de zumo, es suficiente para tolerar el esfuerzo.

Otro punto negativo, es que al estar la temperatura corporal tan disminuida, se incrementan los riesgos de lesiones. La circulación de la sangre no estará en su máxima potencia, por lo que posiblemente tardará en acoplarse, y la fatiga podría hacerse notar debido a la intensidad de la hormona cortisol que, en la mañana, está en su máximo esplendor.

Vespertino

La temperatura corporal, la resistencia y la fuerza anaeróbica al parecer son mucho mayores en la tarde, lo cual favorece la ganancia muscular. Lo que podría atentar contra estos efectos, es el agobio que se traslada al entrenamiento después de las 7:00 de la tarde. La tensión y la preocupación acumuladas en el día, pueden dar pie a contracturas. Para los noctámbulos el principal problema de entrenar en la tarde o en la noche es la dificultad para dormir que podría presentarse por la dosis de energía que recibirá su cuerpo con el ejercicio. Lo conveniente sería hacerlo 60 minutos antes de irse a la cama.

¿A mediodía?

Este quizá sea el peor momento, especialmente si se come cinco minutos antes, o si el ejercicio se realiza en un espacio abierto. El sol de las 11:00 am hasta las 4:00 pm afecta el cerebro por el incremento de la temperatura corporal. Lo ideal es irse a un lugar cerrado y tomar una pequeña merienda 30 minutos antes de comenzar el entrenamiento. La vianda completa se la podrá devorar 10 o 15 minutos después de culminar la rutina.

Otras recomendaciones

Hay versiones que clasifican los “mejores” horarios de entrenamiento según los objetivos: Para ganar resistencia aérobica no importa la hora, pero si lo que se pretende es sumar resistencia anaeróbica, aparentemente la más efectiva es a partir de las 6:00 de la tarde.

Para ganar masa muscular, prepare su mochila antes de mediodía o al final de la tarde. Y para adelgazar, alístese en la tarde para que pueda acelerar su metabolismo y quemar la mayor cantidad de calorías que le sea posible.