¿Estás en el gimnasio?…Adelgaza

Asistir al gimnasio es una buena decisión cuando la meta es adelgazar. Maquinas, orientación, tratamientos alternativos, hidratación y todo cuanto necesitas para bajar de peso, está en ese lugar. Pero por más sencillo que parezca, el entrenamiento no será efectivo sin la disciplina, el compromiso y las técnicas adecuadas. Está bien tomarse un tiempo para socializar, pero cuando de ejercicios se trata, hay reglas que se deben acatar. Más que un lugar de encuentro, el gimnasio es un lugar de trabajo. Se trabajan el cuerpo, la mente, los músculos y las metas. De allí, que para cualquier rutina, la concentración y el esfuerzo son fundamentales. Un movimiento incorrecto te puede desestabilizar, un peso inadecuado te puede lesionar, y una mala posición te puede sacar del juego sin avisar.

Las visitas al gimnasio requieren una inversión de dinero y tiempo, que hay que saber aprovechar. Una hora que le dediques puede ser suficiente para conseguir un buen nivel físico y una silueta “perfecta”, pero para ello debes evitar errores y vigilar ciertos detalles. Si asumes el ejercicio como un estilo de vida y tomas en cuenta los siguientes consejos, conseguirás la figura que tanto deseas:

  1. Sabemos que te gustan las selfies, pero lo mejor será que guardes tu teléfono. El desarrollo de la musculatura está ligado con las conexiones neuronales, y para ello ameritas una gran atención.
  2. La planificación es la base de todo proyecto, incluso el de perder peso. A pesar de que hayas estado antes en un gimnasio y conozcas las rutinas, debes buscar un entrenador. Lo que hace la chica o el sujeto de al lado, probablemente no sea lo mismo que funcione para ti, así que consigue tu plan de entrenamiento individualizado.
  3. Aunque parezca un detalle insignificante, llevar el conteo de las repeticiones en cuenta regresiva te levantará el ánimo y te dará más energía para terminar.
  4. Está bien trabajar los bíceps y los pectorales, pero no descartes las sentadillas, el peso muerto y las zancadas. Este tipo de ejercicios es efectivo para acelerar la hormona del crecimiento, así que deja descansar las pesas y ocúpate de las otras partes del cuerpo.
  5. Dos veces al mes aprovecha tu fuerza para sobrepasar las expectativas de tu entrenamiento. Cuidando de no herirte, alza más peso, combina movimientos, realiza abdominales, corre más kilometraje y supera tu propia marca. Eso te ayudará a comprobar lo que has avanzado y lo que eres capaz de lograr cuando t empeñas.
  6. La intensidad que le pongas a los ejercicios es lo que verdaderamente te ayudará. Recuerda que vale más la calidad que la cantidad.
  7. Sin una buena técnica no habrán resultados, y no se trata solamente de alcanzar los objetivos, sino de prevenir los daños o accidentes. Usa los espejos para controlar cada movimiento, más que para chequear tus pompis o tus tríceps. Cuida la posición de los hombros, tronco y espalda. Ni las inclinaciones, ni los encogimientos son valederos.

triceps foto 1

  1. Cuidado con las distracciones. Está bien que descanses al finalizar cada rutina, pero optimiza ese tiempo. Mientras menos repeticiones y mayor carga, más descansos entre series, y viceversa. Ejemplo: En ejercicios de resistencia con más de 15 repeticiones, la pausa sugerida es de 30 a 60 segundos. En rutinas de fuerza parcial de 3 a 5 repeticiones, lo aconsejable es un descanso de 2 a 3 minutos. Otra opción puede ser trabajar grupos musculares no vinculados en los momentos de descanso. Haz press con las piernas mientras se rehabilitan los músculos superiores.
  2. Visita regularmente al médico, en especial si sientes molestias.
  3. No desestimes la hidratación. No beber agua puede generarte mareos, calambres, tendinitis e incremento de la frecuencia de los latidos del corazón.
  4. Combina el ejercicio con buenos hábitos de alimentación.
  5. Usa ropa adecuada, con tejidos que traspiren. De lo contrario, verás limitados los movimientos y desarrollarás erupciones o malos olores.
  6. Toma uno o dos días a la semana para participar en las clases de aerobics, zumba, yoga, pilates o spinnig.