Ejercitarse con Pilates y no morir en el intento

Ejercitarse con el método de Pilates, consiste en realizar rutinas de movimientos lentos los cuales están diseñados para tonificar y flexibilizar los músculos, especialmente los de la columna vertebral y la parte baja de la espalda, lo que nos ayuda a conseguir una postura adecuada.

Este método de ejercicio fue creado a principios del siglo XX por Joseph Pilates como una manera  de fortalecer el cuerpo, haciendo un trabajo corporal acompañado de la respiración y la relajación.

Esta rutina de ejercicios, lleva por finalidad adquirir fuerza abdominal y aumentar la flexibilidad con el desarrollo de los músculos internos que permitan dar equilibrio, firmeza y estabilidad a la columna vertebral y por esta razón son ejercicios de frecuente uso en tratamientos de rehabilitación.

Conoce los principios de Pilates

Los ejercicios de Pilates se ubican dentro de la clasificación de ejercicios anaeróbicos, su principal objetivo no es la quema de calorías, sino aumentar el control, la fuerza y reforzar los músculos del cuerpo. Los principios básicos de la práctica de Pilates son seis, los cuales se presenta a continuación:

  • Control: los ejercicios deben ser realizados suavemente, cuidar los movimientos irregulares o bruscos y siempre ejercer un control mental sobre lo que se está haciendo.
  • Precisión: esta condición se deriva del control que se tenga al realizar los ejercicios, ya que cada ejercicio tiene un fin específico y por eso es de gran importancia realizarlos lo mejor que podamos.
  • Concentración: es imprescindible conectar el cuerpo con la mente para realizar estos ejercicios, por ello, es necesario concentrarse en la parte del cuerpo que estamos trabajando y prestar atención en cómo se siente cada uno de los movimientos realizados.
  • Respiración: esta debe estar coordinada con el movimiento, la exhalación debe coincidir con la mayor intensidad del ejercicio realizado, para ello deben cerrarse las costillas y posteriormente hundir el estómago como si quisiéramos pegar nuestro ombligo a la columna vertebral.
  • Fluidez del movimiento: en esta parte se requiere realizar los movimientos de forma suave siguiendo el fluir natural del cuerpo,
  • Desarrollo del Power House o Centro de Poder: este centro de poder está ubicado en el abdomen, es por ello que los ejercicios de Pilates se inician allí, una vez fortalecido nuestro centro de poder nos será mucho más fácil realizar todos los demás ejercicios.

Otra de las características de Pilates, es que como es un ejercicio de resistencia con contracciones isométricas en muchos momentos de la rutina, lleva a los músculos a lograr una adaptación fisiológica que es parecida a la que se produce cuando se realizan ejercicios de resistencia, y el hecho de realizar pocas repeticiones de un ejercicio logra crear adaptaciones neuromotoras bastante importantes.

Esta situación ocurre porque en los músculos puede haber fibras musculares inactivas, a consecuencia del sedentarismo, y las neuronas motoras no logran enviar la señal para que el músculo se movilice,  entonces, realizando pocas repeticiones con mucha carga, se logra reactivar el trinomio neurona-fibra muscular, y este comience a ser más eficiente.

Por otra parte, ejecutando pocas repeticiones, se obliga al organismo a mejorar la conexión nerviosa y hacerla más eficaz, y no se lleva al músculo a un estado de agotamiento, y no es necesario que intervengan otros grupos musculares para aportar la fuerza necesaria que permita finalizar el ejercicio. De esta forma se consigue un entrenamiento limpio, consecuente dirigido a zonas específicas, y por esta razón podemos ver resultados más rápido.

Recomendaciones para comenzar a ejercitarte con Pilates

Al iniciar el entrenamiento con Pilates, lo ideal es hacerlo bajo la supervisión de un entrenador acreditado en este tipo de ejercicios, esto facilitará el aprendizaje de la técnica para poder realizar el trabajo de cada una de las partes del cuerpo de manera adecuada y lograr fantásticos resultados en poco tiempo.

Este método está compuesto por más de 300 ejercicios y sus variantes, para trabajar los músculos oblicuos, abdominales, los glúteos y la base de la espalda. Pueden practicarse con aparatos o acostadas en una colchoneta.

Es necesario tener en cuenta aspectos como: el punto de control, esto significa que se deben realizar los ejercicios únicamente hasta el punto donde la espalda no se arquee, mantener los talones unidos y los dedos de los pies separados, similar a la primera posición del ballet, y que los ejercicios con las piernas elevadas incrementan el trabajo en la zona de los glúteos.

Se recomienda realizar una serie preparatoria que servirá de calentamiento para cada uno de los segmentos corporales y de esta manera los preparamos para los ejercicios más avanzados.

Beneficios de ejercitarse con Pilates

Son muchos los beneficios que podemos obtener al ejercitarnos con el método de Pilates, uno de ellos es que ganamos flexibilidad, ya que podemos estirar los músculos y reducimos el riesgo de sufrir dolor a consecuencia de adoptar malas posturas.

También, fortalecemos nuestro cuerpo al trabajar con nuestro propio peso, lo que nos garantiza lograr un excelente tono muscular, y lograr alargar nuestros músculos lo que nos da una apariencia más estilizada, y un punto muy importante, nos ayuda a manejar el equilibrio porque trabajamos con nuestro propio peso.

Otro de los aspectos positivos de la práctica de Pilates, es que debemos contraer el abdomen y apretar los glúteos la mayor parte del tiempo, esto nos ayuda a fortalecer el piso pélvico, así que nos olvidamos de tener que realizar ejercicios como los de Kegel para poder fortalecer nuestra zona pélvica.

Nos ayuda a mantener la concentración, ya que como el ejercicio ocupa nuestra mente, nos aleja de preocupaciones y distracciones y solo prestamos atención a los movimientos que realizamos y al control de la respiración.

Entonces, ¿Te animas a comenzar a ejercitarte con Pilates? Si lo haces, en poco tiempo comenzarás a ver la diferencia, ya que tu cuerpo tendrá mayor flexibilidad y agilidad y lucirá mucho más armonioso. Te verás más esbelta y estilizada, y lo que es más importante: tendrás más vitalidad y seguridad en ti misma para salir a enfrentar al mundo.

Autor: Yuraima Padrón