Disfruta de tu embarazo sin engordar

En el período del embarazo, las mujeres deben aumentar la cantidad de minerales (hierro), vitaminas (ácido fólico) y proteínas, pero no abusar de los alimentos que pudieran alterar su peso y el de su bebé, engorando sin razón alguna. Si al quedar embarazadas tienen un peso adecuado a su condición, edad y estatura, no necesitarán sumar calorías en el primer trimestre. En el segundo, requerirán añadir 340 por día, y en el tercero alrededor de 450. Solo así, podrán aumentar sus niveles de energía.

Esas cantidades, sin embargo, no aplican para las damas con sobrepeso, o que estén por debajo de la talla promedio. En esos casos, será el médico especialista quien brindará las recomendaciones para ajustar la dieta a sus nuevos requerimientos.

Valores normales

Realmente es imposible no engordar durante el embarazo, pero pueden adoptarse rutinas de alimentación que permitan subir solo los índices necesarios para el correcto desarrollo del embrión. Las mujeres sanas, con un peso idóneo, pueden aumentar de 11 a 16 kg, pero las que tienen obesidad, solo deben sumar de 5 a 10 kg. En cambio, las féminas con un peso por debajo de los niveles sugeridos, o con embarazos múltiples, pueden ver un incremento de 15 a 20 kg durante todo el proceso

Recomendaciones alimenticias

disfruta-de-tu-embarazo-sin-engordarLas embarazadas deben evitar la ingesta de comida chatarra y dulces. Quedan prohibidos también los embutidos, chorizos y carnes crudas.
Le favorecen los alimentos bajos en grasa y carbohidratos, y ricos en proteína. Igualmente, deberá incorporar a su dieta productos que proporcionen calcio, un complemento esencial para la formación de los huesos y dientes del bebé.

No puede faltar el ácido fólico, que disminuye el riesgo de espina bífida, anencefalia y otros defectos congénitos.

Pan, arroz, pasta, y cereal son vitales porque tienen carbohidratos, que se convierten en energía.

Las verduras, por su parte, son fuentes de ácido fólico, vitaminas A y C, magnesio y hierro.

Las frutas garantizan buenas cantidades de vitaminas A y C, fibra y potasio. La carne de res y de ave, el pescado, huevos, nueces y frijoles secos, son importantes porque aportan vitaminas del grupo B, hierro, proteína y zinc.La toma de líquidos debe ser abundante, aunque se deben obviar las bebidas que contengan azúcar y cafeína. El médico especialista deberá especificar la cantidad requerida por día. Seguir estas recomendaciones hará que el bebé tenga buena salud, y que su madre pueda bajar de peso con mayor facilidad después del parto.

No más peso de lo necesario

Las dietas de adelgazamiento no están permitidas en la gestación. Las embarazadas que suben de peso en condiciones apropiadas, tendrán menos complicaciones en el alumbramiento. Con un estricto control y seguimiento, no tendría que aumentarse más de lo reglamentario.

Conviene entonces realizar un desayuno completo, a base de leche o yogur, cereales, pan, tostadas o galletas, fruta, dos o tres semillas de nueces o avellanas, y un vaso de zumo o agua.

Ingerir seis comidas al día es ideal. Varias de ellas deben contener una ración de fibra que sorteará la acumulación de glucosa en la sangre, responsable del incremento indiscriminado de peso. Esto ayudará también a generar una sensación de saciedad.

Aunque no lo parezca, masticar lentamente ayuda a mantener a raya los kilos porque saciará el hambre más rápidamente, y mejorará la digestión.

Especial atención debe ponerse a la forma de cocción de los comestibles. Se sugieren las preparaciones a la plancha, al vapor, salteadas, horneadas, hervidas y a la parrilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *