Dietas adelgazantes y desempeño sexual

El motivo principal por el cual iniciamos dietas alimenticias con bajo contenido en calorías  se debe a la inconformidad que sentimos con nuestro cuerpo, y las presiones sociales que afectan nuestra autoestima, pero en todo caso, debe prevalecer la decisión personal de mejorar tu apariencia para sentirte mejor.

En vista del acelerado aumento de los problemas de obesidad en el mundo, los mercados estético y farmacológico han invadido nuestros espacios, ofreciendo dietas y productos  “quemadores de grasa” milagrosos, sin educar correctamente a las personas sobre el equilibrio que deben tener en la correcta alimentación, el ejercicio y hábitos saludables; afectando nuestra desempeño sexual.

Efectos de dietas y pastillas en el desempeño sexual

La apariencia y el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, incluyendo nuestro desempeño sexual, está muy relacionado con la alimentación, la calidad de los alimentos y su valor nutritivo.

Cuando realizamos dietas hipocalóricas estrictas, se ve afectada nuestra energía y disposición, incluso se altera la presión sanguínea y la producción de hormonas; procesos que se asocian directamente con la actividad sexual.

Por otro lado, las pastillas industrializadas, es uno de los complementos más utilizados para perder o quemar grasa, pero tiene un efecto diurético que podrían resultar más bien perjudicial para nuestro organismo, ya que ayudan a perder agua corporal, pero  también desechan vitaminas B y C indispensables para nuestro buen funcionamiento sexual con la pareja.

Si por el contrario, estas cápsulas incluyen nutrientes, vitaminas y minerales en nuestra alimentación, en cambio, generará efectos positivos muy beneficiosos en nuestro apetito sexual.

El efecto “yoyo” por el inicio y abandono de dietas, hace ganar mucho más peso del que inicialmente tenía el individuo, y al mismo tiempo los cambios radicales en la alimentación generan inestabilidad desde el punto de vista emocional, generando efectos en el humor, la falta de energía  y hasta el desinterés en la actividad sexual, deteriorando seriamente la intimidad con la pareja.

Una persona requiere consumir  por lo menos 40 nutrientes cada día, y definitivamente la disposición o el deseo sexual,  está muy influenciado por todo lo que se ingiere.

Sin embargo, la mayoría de las dietas o programas para adelgazar milagrosamente, son basadas en una restrictiva selección de alimentos que someten al cuerpo drásticamente a un régimen que aporta muy pocos nutrientes.

De modo que, el desequilibrio nutricional conlleva a la pérdida de estrógenos y testosterona, disminuye las endorfinas y serotonina, lo cual desemboca finalmente en un descenso no regulado del apetito sexual.

Probablemente desconocías la influencia de la alimentación en tu deseo sexual, entonces no tomes tan a la ligera un régimen de pérdida de peso. Lo más apropiado para perder o mantener el peso es acudir a un profesional, que diseñe una balanceada dieta para no desmejorar ninguna actividad importante de tu cuerpo.

Es aconsejable un consumo con moderación de carbohidratos, chocolate, mariscos y aguacate, ya que inciden positivamente en el cuerpo para propiciar la disposición o interés sexual.

Te invitamos a educarte sobre tu alimentación, porque puedes conseguir un balance entre la nutrición y un desempeño sexual sano con tu pareja.