Adelgazar con la Dieta Vegana

La gente tiende a preocuparse sobre las posibles carencias que puede arrastrar la dieta vegana. Esto se debe en parte a la cultura social sobre los productos de origen animal que se ha creado en torno a una serie de mitos.

Esta creencia en las propiedades casi mágicas de tales productos está profundamente arraigada en nuestra cultura, por razones históricas y sociológicas, fundamentalmente procedentes de los tiempo cuando sólo los ricos podían permitirse el lujo de comer carne .. Las enfermedades de las sociedades occidentales son enfermedades de exceso y no de carencia. Los veganos somos la evidencia de que los productos de origen animal son totalmente opcionales, que no son necesarios en absoluto, sino más bien superfluo y perjudiciales. Además, ser vegano no es sinónimo de llevar una existencia miserable llena de privaciones.

Como la dieta es lo que más suele preocupar a los neófitos, es de suma importancia que la dieta
sea ​​correcta y, además, comer es algo que hacemos al menos 3 veces al día, 7 días a la semana,
365 días al año. También, el sector alimentario es el que más animales explota y, por tanto, es el más trascendente para el veganismo ..

En nuestra cultura, el mito de la carne y la leche está tan arraigado que las personas nuevas en el veganismo suelen atravesar un período inicial obsesionado en garantizarse las cantidades de nutrientes correctos. Esta idea emerge del pensamiento negativo que le falta algo a la dieta vegana, en lugar de pensar que es completa, nutritiva y variada por ella misma. Como personas veganas, no es que evitamos los productos animales, sino más bien es que ya no los consideramos como alimentos, y nunca pensamos en ellos a la hora de comer. Supone más una liberación que un acto
de autodisciplina. Lo que éticamente es correcto no puede ser dietéticamente incorrecto, como decía Donald Watson, fundador de la Vegan Society.

La dieta -más concretamente, una dieta basada en proteínas de origen animal, es la fuente de la mayoría de los problemas aparentemente irresolubles del planeta: océanos moribundos, deforestación, pérdida de suelo fértil, disminución de los recursos acuíferos y pérdida de hábitats. Es básica en la creación y prevención de enfermedades. Es la causa principal de abuso animal y de extinción de especies. Ninguna otra decisión es tan ética, tan efectiva y sobre todo, tan necesaria.

Una dieta vegana contiene todos los nutrientes que necesitas, pero sin el colesterol, la grasa saturado, los microbios, pesticidas, hormonas y antibióticos que encontrarás en todos los productos animales, especialmente el queso y los huevos. TODOS LOS BENEFICIOS DE UNA DIETA VEGETARIANA PROCEDEN DE SU COMPONENTE VEGANA.

Los que comen correctamente ingieren menos del 10% de las calorías en forma de grasa, la su ingesta de colesterol es nula, tienen niveles de colesterol en sangre por debajo de 150, y prácticamente no sufren enfermedades cardíacas. El 95% de las intoxicaciones alimentarias proceden de productos animales, y el resto se debe a contaminación cruzada en la cocina. En una cocina vegana, no se deben esterilizar las superficies, los utensilios o el frigorífico, porque nada que sea peligroso vive allí.

Uno de los prejuicios más comunes que suele tener la gente respecto a las dietas vegetarianas es pensar que al adoptar estas dietas realmente te estás privando de consumir; que es como renunciar a determinados placeres gastronómicos. Parece que comer de todo es sinónimo de placer gastronómico. Pero en realidad nadie come de todo. Por ejemplo, los orientales comen insectos y los consideran deliciosos. Alguien tiene la impresión de estarse privando de una delicia y se lamenta por ello?

No deberíamos olvidar que la alimentación es un simple mecanismo para la supervivencia. Por supuesto que debemos procurarnos una gastronomía lo más agradable posible, pero sin olvidar que la gastronomía es algo que se aprende culturalmente, y por tanto se puede cambiar. Evidentemente, en la cocina vegana se prescinde de algunos ingredientes comúnmente utilizados, pero en general se aprende a utilizar muchos otros ingredientes que no son tan populares. El hecho de impulsarnos investigar da como resultado una mayor variedad y riqueza de sabores.

Recomiendan, siempre que sea posible, comprar alimentos procedentes de la agricultura ecológica, que no utiliza fertilizantes ni pesticidas químicos. En general, debemos huir de los alimentos más desnaturalizados, que, aunque sean veganos, hayan pasado por transformaciones industriales. La razón es que inevitablemente pierden sustancias nutritivas y ganan sustancias indeseables. Cuando han sufrido alguna transformación o preparación, cualquiera de sus aditivos pueden ser de origen animal.

Los veganos somos la evidencia de que los productos de origen animal son algo totalmente
accesorio. NO EXISTE NINGUNA NUTRIENTE LOS PRODUCTOS ANIMALES QUE NO SE
SUBEN OBTENER DE UNA FUENTE VEGETAL. Los requisitos diarios más importantes de una persona adulta son los siguientes:

1) PROTEÍNAS: 56 gramos (hombre) / 44 gramos (mujer).
2) CALORÍAS: 2800 (hombre) / 2000 (mujer).
3) CALCIO: 800 miligramos.
4) HIERRO: 18 miligramos.

Estas cifras serían algo superiores para ciertos casos especiales (mujeres embarazadas, etc.). Muchas veces, los contenidos en vitaminas o minerales pueden diferir mucho entre distintas variedades de una misma hortaliza o fruta, y también en función de los métodos de cultivo aplicados. Se recomienda aplicar la dieta vegana basada en los 6 grupos de alimentos, que garantiza ampliamente todos los requisitos.