Dieta para las combatir el síndrome de intestino irritable

Del 10 al 20% de las personas sufren del síndrome de intestino irritable. Por eso se propone seguir esta dieta para promover la salud y el bienestar de los que padecen de esta enfermedad. Se debe tomar un multivitamínico al momento de comenzar la dieta, podría ser el centrum, que además de los suplementos prebióticos que contiene te puede ayudar a reducir los síntomas.

CONSEJOS PARA UNA DIETA SALUDABLE

Hay que tener un debido control de todos los alimentos que ingieres, para saber identificar el motivo de desencadena el síndrome de intestino irritable. En esto también infiere el estilo de vida, como el estado de ánimo y los horarios de trabajo.

Come poco y mastica cada bocado al menos unas 20 veces. El exceso de comida aumenta la posibilidad de que los alimentos ingeridos se fermenten en el intestino y que se produzcan flatulencias, esta es una de las principales causantes del síndrome de intestino irritable, según lo planteado por  la nutricionista María Griffiths.

Helen Foster, autora de ‘Beat el hincha’ en un publicado por hamlyn afirma que cuando uno está; “Corriendo al baño con un malestar estomacal no es divertido, y si también se sufre de una distensión severa después de comer, o dolores de abdomen, es muy probable que se tenga síndrome de intestino irritable (IBS).”

Esta dieta excluye alimentos como los lácteos y el trigo, para que le cuerpo se recupere mientras que se determina cuáles son los alimentos que empeoran los síntomas del síndrome.

DIETA ALIMENTICIA PARA LAS PERSONAS QUE PADECEN IBS

Es importante tener en cuenta que esta dieta no puede sustituir la opinión de un especialista en el tema, debido a que las personas que sufren del IBS presentan síntomas diferentes. Si estas  practicando esta dieta y se empeoran los síntomas, lo más adecuado es que acudas a un médico de inmediato.

Día 1

Desayuno:

Consume 40 gr de gachas de arroz o quinua, copos de cebada con leche de soya, arroz con leche, o un puñado de frambuesas frescas.

Almuerzo

Puedes consumir de 2 a 3 tortas de arroz cubiertas con puré de aguacate y media porción de sopa fresca.

Merienda

Un  pote de yogurt de soya y 2 barritas de cereal de sésamo.

Cena

Una porción de 50 a 75 gr de arroz basmati. Y Pollos fritos con un poco de salsa de soya, jengibre, pimientos verdes y champiñones.

Día 2

Desayuno

Consume 2 o 3 tortas de arroz con almendra suave, puré de plátano y mantequilla de maní. Además puedes acompañar con un vaso de leche de avena, arroz o soja.

Almuerzo

Un Sándwich de rebanadas pan de centeno con salmón ahumado y manzana en rodajas.

Merienda

Un plato de cualquier baya (fruto carnoso) servida con yogur helado o avena de soya

Cena

Una tortilla de huevo, con patatas salteadas, espinaca y pimiento rojo acompañado de brócoli y un toque de pesto rojo.

Día 3

Desayuno

Puedes hacer un batido de proteína de leche de soya, o avena con una bolsita de proteína de suero, además puedes adherir algunas fresas.

Almuerzo

Un Sándwich hecho con dos rebanadas de pan de centeno,  puedes acompañarlo también con  huevo cocido, espinaca y tomate en rodajas con mayonesa baja en grasa.

Merienda

De 2 a 3 pasteles de arroz cubiertos con mantequilla de nuez y puré de plátano.

Cena

Puedes hacer un filete a la plancha de cualquier pescado blanco y puré de tubérculo de sabor dulce.

Día 4

Desayuno

Copos de maíz o cereal con leche de soya, arroz o avena.

Almuerzo

Una ensalada al estilo griego; compuesta de tomate, lechuga, oliva y queso en fetas.

Merienda

Una tostada de centeno con mantequilla de nuez.

Cena

Pechuga de pollo a la parrilla con quinua y verduras asadas.

Día 5

Desayuno

Yogur de soja con plátano picado y bayas.

Almuerzo

Ensalada vegetales y arroz servidos con conservas de atún o carne de cangrejo.

Merienda

Consume 2-3 tortas de arroz cubiertas con puré de aguacate.

Cena

Chuleta de cordero servido con puré de guisantes,  pimientos rojos asados y calabacín.

Día 6

Desayuno

Tostada de pan de centeno con huevos revueltos.

Almuerzo

Una ensalada baja en grasa, y conservas de salmón o sardinas.

 Merienda

2 broches de sésamo y una banana.

Cena

De 4 a 6 Vieiras fritas con un poco de limón, se puede mezclar con espárragos y puré de boniato.

Día 7

Desayuno

Papilla de arroz o Quinua con una pizca de canela y pasas de uvas.

Almuerzo

Una ensalada de recula, tomate y remolacha con una media porción de sopa fresca servida con una rebanada de pan tostado de centeno.

Merienda

Un plato de frutas servido con crema de yogurt.

Cena

Puedes servir un plato de atún, salmón o trucha frita y relleno y  sobre un lecho de espinacas rociados por encima, con 50g  de arroz basmati

RECOMENDACIONES

Consumir fibras

Estas se presentan de dos maneras, la fibra soluble que mejoran la digestión y favorecen a la eliminación de desechos orgánicos y la fibra insoluble que actúa como irritante en las entrañas del cuerpo.

Limitar la ingesta de frutas

Se ha demostrado las personas que tienen el IBS tienen intolerancia a la fructosa, es decir el azúcar que contienen las frutas.

Tomar Solgar caricol

Es una fruta conocida por brindar digestión más sana en las dietas, se encuentra en el puré de Papaya.

Hacer ejercicio diariamente

Hacer ejercicio, como salir a caminar diariamente ayuda a aliviar el estrés y estimula las contracciones de los  intestinos y evita el estreñimiento.

Beber mucha agua en la dieta

La terapeuta nutricionista Elizabeth Harfleet, dice que “Si una persona se encuentra deshidratada, el cuerpo absorbe el agua de las heces fecales, lo que provoca una difícil evacuación y puede agravar el dolor del IBS”.