Dieta para el manejo de estrés

Actualmente en la sociedad  mucho de nosotros vivimos en un estado de cansancio mental el cual es provocado por la exigencia de distintos factores que afectan el estado normal de nuestro cuerpo, es imposible no sufrir estrés. Aunque más de uno hemos aprendido a lidiar con él. Hay muchos métodos y estrategias que ayudan a alcanzar un equilibrio entre el cuerpo y la mente, una de ella es la alimentación.

Existen dos tipos de alimentos que contribuyen a que el estrés se convierta en un trastorno tanto físico como mental, estos son; las golosinas y las gaseosas. su delicioso sabor y la sensación que causan, estos alimentos se digieren rápidamente y te hacen sentir bien por pocos momentos aliviando el estrés que manejes, por lo que para mantener el nivel de serotonina debes consumir más y más, lo que te podría llegar a convertir en un adicto  a estos productos. No es la única forma de aliviar el estrés, por eso es recomendable ingerir otro tipo de comidas.  En este apartado te hablaremos sobre algunos tipos de comidas que podrán ayudarte a reducir las incidencias de hormonas del estrés de tu cuerpo.

COMIDAS QUE BAJAN EL ESTRÉS

Granos integrales: son hidratos de carbono complejo que brindan una sensación de saciedad y estimulan la eliminación de serotonina del organismo. Además de que ayudan a combatir con enfermedades como la diabetes, gracias a que reducen el azúcar en la sangre. Se encuentran las pastas, el arroz y lo cereales de desayuno integral.

Te: él se encuentre en gran variedad, pero el más común es el negro y que es el más consumido en abundancia, es muy útil para salir de las situaciones estresantes. Es necesario consumir solo 4 tazas diarias de té negro y veras que puedes recudir la presencia del cortisol en el torrente sanguíneo, lo cual te hará sentir más tranquila.

Salmon y atún: son pescados grasos que contienen ácidos Omega 3. Por lo que son muy importantes para tener una vida sana, pero no se debe exceder del consumo de ello. Por lo que debes consumir 2 o 3 veces por semana. Según estudios realizados se ha logrado demostrar que estos alimentos limitan la producción de estresores, previenen deficiencias cardiacas, depresión y controlan los malestares del ciclo menstrual.

Frutas: todas las frutas en su defecto son excelentes para el organismo, en especial la naranja, ya que contienen ácido ascórbico, y que estos son muy buenos para reforzar el sistema inmune. Lo que te generaría unas defensas altas, ayudándote así a limitar la incidencia del cortisol en el organismo.

Verduras de hojas verdes: es de gran ayuda para combatir la migraña y la fatiga, debido a su alto contenido de magnesio. Puedes elegir entre la espinaca u otros vegetales de hojas verdes.

Palta: se ha demostrado que el potasio baja la presión arterial. Por lo que es buena idea consumir alimentos de esta índole, como el aguacate o una banana. Debes regular el consumo de estas, pues la palta aporta muchas calorías.

Frutos secos: productos como las almendras y los pistachos, contienen vitamina B, E y contienen grasas saludables. Estos te ayudan a regular el colesterol en el organismo, así mismo alivian las inflamaciones de las arterias y te protegen contra los episodios de estrés y depresión. Puedes consumir ¼ de tasa por día de estos alimentos.

Col y zanahoria: además de los beneficios que estos poseen, son vegetales duros y cuesta masticarlos. El acto mecánico de masticarlos puede traerte un alivio de estrés.

Leche y yogurt: el calcio que estos poseen, ayudan a reducir la ansiedad y mejorar el mal humor ligado con la actividad hormonal. Además de esto, sus hidratos de carbono complejos, te brindan una sensación de saciedad, ya que te ayudan a liberar la serotonina.

Además de estos alimentos también existen otros recursos para combatir el estrés, tales como:

Realizar ejercicio. Hacer ejercicios mejora la circulación del oxígeno y libera endorfinas en tu organismo, químicos que te ayudan al bienestar del tu cuerpo. Lo más recomendado es hacer ejercicios 30 minutos durante 4 veces a la semana. Es importante que visites un medico antes de comenzar cualquier enfermedad.

Tomar suplementos herbales: existen muchos suplementos a base de hierbas naturales para calmar el estrés. Los más conocidos son la raíz de valeriana y la hierba de San Juan. Es aconsejable que recurras a un especialista antes de incorporar estos suplementos.