Dieta especial para bebés

En algunos casos, los bebés pueden ser amamantados debido a circunstancias ajenas a su voluntad, por eso, aquí podrás saber cuál es la dieta especial para bebés, ya que esto ocurre cuando la madre se ve imposibilitada de amamantarlos por alguna razón especial.

Cuando la madre fallece o sufre de alguna enfermedad que pudiera trasmitírsela al recién nacido, la mayoría de recién nacidos,  también se ven obligados a tener una dieta rigurosa desde el momento mismo de su nacimiento cuando los obligan a someterse sólo con la lactancia materna.

En estos casos especiales, el bebé debe someterse a fórmulas especiales que sustituyan la leche materna. Hay algunas ocasiones en que el bebé, no acepta el pecho y la madre podría extraerse la leche con un dispositivo especial llamado “tira leche” y tratar de dársela con un biberón.

La lactancia con fórmulas especiales, también se practica cuando el bebé resulta alérgico a la lactosa y es entonces cuando se debe recurrir a la leche de soya. Los bebés, algunas veces nacen con sobre peso, o ganan peso exagerado en corto tiempo después de nacidos, en estos casos deben ser sometidos a dietas especiales para recién nacidos.

Alimentación especial para los niños recién nacidos

Los niños acabados de nacer, no deben ingerir alimentos completos, y es por esta razón que los alimentos se deben ir incorporando poco a poco a su dieta. Los órganos de los recién nacidos, no están bien formados ni capacitados para digerir cierto tipo de nutrientes, los pediatras de los neo natos han diseñado dietas con una alimentación especial para los niños recién nacidos. El exceso de alimentos contentivos de grasa o de difícil digestión, pudieran ocasionarle diarreas.

Al menos durante los primeros seis meses de vida, los bebés deben ingerir solo la leche materna o su equivalente. Algunas madres por ignorancia o por terquedad, someten a sus bebés a tener que procesar alimentos muy pesados, cosa que no es nada recomendable ya que pudieran ocasionarle daños irreversibles en su hígado, y estos daños pudieran afectarlos seriamente, aunque algunas veces no se vean las consecuencias en forma inmediata.

Muchas veces las madres, son las causantes de la obesidad de sus pequeños. Es por ésta razón que las madres deben seguir al pie de la letra las sugerencias del pediatra y no extra limitarse en la alimentación. Los alimentos deben irse incorporando poco a poco a partir de los seis meses de vida.

Las cantidades de leche no deben sobrepasar la indicación del pediatra

No solo la calidad de la alimentación de los recién nacidos es vinculante para la buena salud del bebé, ya que las cantidades de leche no deben sobrepasar la indicación del pediatra, hay niños que son glotones desde el mismo momento de su nacimiento y esto va de la mano estrechamente con la manera de alimentarse de la madre durante el embarazo. Eso de que las embarazadas deben alimentarse doblemente porque tienen un bebé dentro es absolutamente falso.

Las embarazadas, solo deben tener una dieta adecuada para poder nutrir a ese ser que llevan dentro, pero una mujer embarazada, no debe aumentar más de diez kilos durante todo el embarazo, de lo contrario después de dar a luz quedaran presentando un sobre peso que les costará mucho corregir, además de que le estarán haciendo un daño a su hijo antes de nacer.

La edad del recién nacido va estrechamente relacionada con la cantidad de alimento que éste debe ingerir

Sí, es cierto, la edad del recién nacido va estrechamente relacionada con la cantidad de alimento que éste debe ingerir, algunos bebés demandan una cantidad de leche que sobre pasa los límites recomendados por el pediatra.

Esta cantidad de alimento, no la establece el pediatra a juicio propio, sino que viene establecida basándose en estudios meticulosos al respecto. Algunos recién nacidos quieren estar pegados de la mama todo el tiempo que permanezcan despiertos.

Muchas veces, no es por hambre que el bebé quiere estar pegado de la mama, sino por el deseo de succionar, que es otro motivo ajeno a su alimentación, pero mientras estén pegados al pecho, están agotando a su madre y además están ingiriendo más cantidad de leche materna de la que realmente necesita el bebé para alimentarse, es entonces cuando pueden venir mucho buches ya que su pequeño estómago, se sobre carga sin ninguna necesidad.

La madre necesita descansar y los bebés necesitan destetarse por ratos para tener un sueño reparador e ir creando un ciclo independiente del vínculo materno. Durante el sueño, los niños crecen y permiten a su pequeño organismo procesar su alimento único, pero nutritivo.