Descubre cuál es la diferencia entre bajar de peso y disminuir tallas

La mayoría de las personas que buscan disminuir de talla fijan su atención en la balanza, sin tomar en cuenta la composición corporal. Al adelgazar se tiende a perder grasa, músculo y líquido. El objetivo debe ser la grasa, pudieras estar bajando el número que marca la balanza, pero hacerlo por deshidratación o pérdida de músculo no es conveniente.

Menos tallas no son iguales a menos peso

Lo importante es conocer cómo está tu cuerpo en cuento a grasa, músculo y líquidos. Muchas personas bajan de peso rápidamente porque pierden masa muscular y se deshidratan, pero la grasa se mantiene en los mismos niveles.

Es conveniente que te olvides un poco de la balanza y no te preocupes por tu peso, al final, concentra tus esfuerzos en mantener un correcto porcentaje de músculo, así tu cuerpo consume más energía y te será más fácil perder grasa, aunque no se vea reflejado en tu peso (recuerda que, en igual cantidad de espacio ocupado, el músculo pesa más que la grasa).

Cuando bajas tallas la ropa te queda holgada

Bajar de tallas es sinónimo de que has disminuido exceso de grasa de tu cuerpo, por tal motivo puede que muchas de tus prendas comiencen a quedarte holgadas. En este caso, el peso no tiene mayor influencia, ya que cuando te encuentras en un régimen de ejercicios y dieta, tu cuerpo estará generando músculo, el cual es más pesado que la grasa.

Es decir, en un momento pudieras sentir que tu peso no baja a la velocidad que quisieras, pero la talla se ha reducido (el músculo estaría ocupando menor espacio en igual peso que la grasa).

Cuando bajas de peso rápidamente puedes perder músculos

Lo ideal debería ser preocuparse por reducir la grasa. Muchas dietas fracasan porque te hacen perder peso (en la balanza) rápidamente, debido a que están conformadas por muy bajo contenido calórico o que apuntan exclusivamente en la pérdida de líquido (deshidratación).

Este tipo de dietas restrictivas al inicio dan resultados rápidos pero provocan disminución de la masa magra, lo que desequilibra el metabolismo, y mientras más se continúa  con este plan el organismo menos consumirá energía.

Puedes perder peso con ejercicios pero no con masajes

Con la actividad física provocas el incremento de los músculos, la masa magra es un tejido metabólicamente activo que consume muchas calorías, no solo en actividad sino que también en reposo, lo que acelera el metabolismo, propiciando así el consumo de energía y la grasa en exceso almacenada en el cuerpo.

Con los masajes no reduces de peso, pero dentro de sus beneficios está el de reducir tallas.

En fin, lo importante es tener presente que adelgazar no es perder peso sino que significa perder grasa. De lo contrario estaríamos engañándonos a nosotros mismos. Si somos capaces de mantener esta diferencia presente, no caeremos en falso, en errores que a la larga pueden perjudicarnos.