Desayuno nutritivo para adelgazar.

Este mes has subido unos kilos de más y ya has decidido empezar una dieta rigurosa al día siguiente para recuperar o alcanzar el cuerpo joven, fuerte y saludable que siempre deseaste tener. Lo primero que pasa por la cabeza es evitar ingerir la mayor cantidad de alimentos posibles y, por supuesto, saltearse una comida o dos. Lo increíble es que, de esta forma jamás lograrás adelgazar como quieres.

Al principio suena lo suficientemente lógico evitar comer para evitar crear el exceso de grasa corporal que nos agobia al vernos en el espejo, sin embargo nuestro cuerpo metaboliza energía para quemar esa grasa de la primera comida del día, por lo tanto el trabajo de adelgazar no produce efectos y la ansiedad por comer puede aumentar notablemente lo que añadiría más kilos de sobrepeso a la balanza corporal.

La importancia del desayuno para adelgazar.

Tras ocho o más horas de descanso seguido en la noche en la cual se sigue quemando energías y no se consume ningún alimento, un desayuno nutritivo y altamente energizante es lo más recomendable para retomar el curso del metabolismo corporal y proveer de ánimos suficientes con los que enfrentar la rutina diaria.

Cuando se metaboliza la grasa o los carbohidratos en una comida, se produce tejido muscular nuevo y la grasa corporal se va quemando continuamente; por lo que no saltearse ningún desayuno ayudará a conseguir el peso ideal en pocas semanas. Hacer lo contrario, gracias al seguimiento de dietas sin fundamento médico alguno, resultará perjudicial para la salud de las personas y originará casos de ansiedad por comer de forma exagerada en las horas postreras del día.

3 Menús de desayuno para adelgazar recomendados.

Tomando en cuenta lo descrito previamente y resaltando la importancia de un desayuno nutritivo para empezar el día con buen pie, es posible mencionar que el desayuno ideal está compuesto por proteínas y carbohidratos los cuales se pueden encontrar en productos lácteos, frutas de temporada y cereales de todo tipo.

Encontramos la primera receta de un Desayuno ideal para adelgazar bajo la presencia deliciosa de un huevo cocido o revuelto, el cual acompañado de un batido de yogurt y una barrita de cereal integral constituye una de las comidas más sencillas pero nutritivas respecto a las proteínas y carbohidratos que pueden obtenerse para empezar a metabolizar energía rápidamente, se recomienda acompañarlo con una pieza de fruta cítrica.

La segunda receta se compone de 1 o 2 rodajas de jamón cocido (no frito), dos rodajas de pan integral con mermelada light y jugo de piña. Es posible también, cambiar el jugo de piña por una taza de café con leche descremada.

Por último, se recomienda un desayuno exclusivamente lácteo con todas las proteínas y vitaminas necesarias para animar la rutina sin crear reservas de grasa adicionales. Está compuesto por dos rebanas de pan integral con queso light de untar, un vaso de leche descremada y un melocotón entero.

Recomendaciones.

Cuando la persona desea iniciar su dieta nutritiva con un desayuno altamente proteico, se debe tomar en cuenta que las recetas pueden contener múltiples alimentos y combinaciones que no se deben comer necesariamente en la misma hora, pues se dispone de al menos cuatro horas en la mañana para dividir el desayuno en dos partes y disminuir la pérdida de energía en el resto del día. Al mismo tiempo se logra llegar a las 6 comidas diarias recomendadas por los nutricionistas a nivel mundial.

No es aconsejable incluir harinas, grasas y una gran cantidad de alimentos llenos de carbohidratos en los desayunos ya que sólo pueden afectar nuestra salud y disminuir las posibilidades de adelgazar en un tiempo relativamente corto. En cambio, se debe combinar frutas, té, jugos, lácteos, verduras, frutas secas, cereales entre otros alimentos.

Increíblemente, una mayor ingesta de agua puede ayudar a adelgazar sanamente y disminuye el hambre cuando se bebe antes de cada comida. En este caso, ingerir agua entre cada comida que compone el desayuno ayuda a mantener el metabolismo activo con sus niveles de hidratación y disminuye el hambre.

Como última recomendación, es preciso mencionar que mientras más temprano se ingiera el desayuno luego de levantarse, el organismo empezará a procesar la grasa como energía de inmediato y se dispondrá de suficientes horas para que el proceso de digestión colabore con el proceso de adelgazamiento nutritivo todas las mañanas. Cuando se salta el desayuno, la grasa que ocasiona el sobrepeso no será usada como energía pues no habrá suficientes aminoácidos para metabolizarla.