Adelgazar con un Coaching nutricional

Todo el mundo sabe que no es fácil adelgazar y que a menudo nos venden dietas milagro que no acaban funcionando. Ahora, por primera vez podemos leer paso a paso, con un seguimiento diario, como se prepara y se lleva a cabo un proceso de adelgazamiento: a un lado de la báscula, la doctora Folch con sus conocimientos y larga experiencia; al otro, el escritor Jordi Cervera con su deseo de perder peso y su determinación.
La doctora Montse Folch marca las pautas de alimentación que deberá seguir su paciente y nos hará entender por qué las va modificando en función de los resultados obtenidos y del momento anímico de Jordi Cervera: a la euforia inicial por perder los primeros kilos, suelen sucederse la sufrimientos y vacilaciones, pero también satisfacciones y nuevos retos para llegar al objetivo final. De la mano de ambos, doctora y paciente, gracias al seguimiento médico de una ya las vivencias del otro, conoceremos las claves del éxito para adelgazar y acercarse a un estilo de vida saludable.
Consejos prácticos con sus explicaciones teóricas
Comer poco ya menudo. “Si comemos algo cada dos o tres horas, el metabolismo siempre estará funcionando y no le daremos tiempo a volverse un “vago”. Es, pues, una forma de “acelerar” el metabolismo. (…) Comiendo con frecuencia se regula la secreción de insulina, que interviene en la sensación de hambre y también participa en el metabolismo de las grasas. »
El “milagro” de andar. «El ejercicio físico aeróbico que moviliza más grasas es caminar. Aproximadamente, se queman un 60% de grasas y un 40% de azúcar. Caminando se consigue aumentar el tono y la fuerza muscular. Además, existen beneficios cardiovasculares y respiratorios. Cuanto más larga sea la caminata más grasas se movilizan. Así, se van cambiando las grasas para masa muscular, y esta masa muscular la podremos fortalecer haciendo ejercicios de repetición. »
No somos débiles. Sólo necesitamos tiempo. “Como dice Jordi,” el principal problema es más de carácter mental que puramente físico “, y yo añadiría: debemos dar tiempo. Si nos cuesta cambiar de hábitos alimenticios no es porque seamos débiles o nos resulte imposible adelgazar, sino porque todavía no nos hemos dado suficientes tiempo para incorporar las estrategias necesarias para hacerlo. »