Beneficios de ejercitarte y adelgazar en tu organismo

Adelgazar no se trata de una moda ni un capricho puramente estético. Indudablemente, mantener un peso adecuado nos trae beneficios en cuanto a la apariencia física, pero también nos proporciona una gran cantidad de ventajas a nivel emocional y de bienestar general. ¿Necesitas razones para comenzar a ejercitarte y perder peso? Te enumeramos algunas de ellas a continuación:

Disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades

El sobrepeso genera una gran variedad de problemas de salud, entre ellos la diabetes, los problemas cardíacos o la hipertensión arterial. Esto se debe a que la grasa acumulada en el cuerpo puede tapar las arterias y ocasionar problemas del corazón. Así, son muchas las consecuencias que tiene el sobrepeso para la salud, pero son más las enfermedades que, con el ejercicio, pueden llevar su factor de riesgo al mínimo.

Reduce la depresión y genera felicidad

Perder peso te hará sentir bien por dentro y por fuera. No es extraño observar que la mayoría de las personas que sienten inconformidad con su apariencia, es debido a que tienen algunos kilos de más. Por lo cual, incluso, han sido objeto de burlas o críticas que afectan de manera importante su autoestima. Si te identificas con lo anterior, debes encontrar en estos casos una gran razón para dar el primer paso.

Puede que lo más difícil sea comenzar, pero una vez que te lo propongas y observes resultados tanto externa como internamente, harás el ejercicio parte de tu vida y tu rutina.

Aportan fuerza muscular

Realizar ejercicios que impliquen soportar el propio peso del cuerpo, como las flexiones o los abdominales, son la mejor forma de ganar, poco a poco, masa y fuerza muscular que posteriormente te permitan alzar mayor peso mediante máquinas, como las mancuernas. De esto modo, se le exige cada vez más al cuerpo y al músculo que se está trabajando y se queman muchas calorías, lo que te ayudará a perder peso más eficientemente.

Generan resistencia física

Si te sientes muy cansado cuando realizas alguna actividad que no requiere un esfuerzo mayor, como por ejemplo, subir las escaleras, levantar peso o caminar distancias cortas, y en su lugar prefieres utilizar el ascensor y trasladarte siempre en algún vehículo, es este un buen motivo para que comiences una rutina de ejercicios.

Con el ejercicio frecuente y, en consecuencia, la pérdida de peso, podrás recuperar tus capacidades y habilidades físicas y realizar una mayor cantidad de actividades con el menor esfuerzo posible.

Es sorprendente la cantidad de beneficios que puedes obtener mediante el ejercicio. Desde mejoras cognitivas, emocionales o sentimentales, pues la actividad física inhibe las hormonas responsables del estrés, como el cortisol. También conlleva estabilidad en tus relaciones interpersonales, porque al mejorar tu relación contigo mismo y al sentirte satisfecho con tu apariencia, también mejorará tu relación con los demás y te sentirás más cómodo para adaptarte a tu ámbito social.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *