Adelgazar con la dieta macrobiótica

La palabra macrobiótica es una palabra griega compuesta por los componentes “macro” que significa grande y “BIOS”  que significa vida. La macrobiótica no es realmente una dieta, es más bien una filosofía, un estilo de vida, basada en la medicina china y el budismo zen, en donde se presenta a la salud como sinónimos de los principios yin y yang. Donde yin se refiere a lo femenino, frio y oscuro; y el yang a lo masculino que es caliente y luminoso. Estos se presentan en toda naturaleza y su objetivo principal es ayudarnos a desarrollar nuestro potencial humano. La dieta macrobiótica tiene énfasis en que llevemos un tipo de alimentación más adecuada para nuestra vida diaria.

Según algunos dietistas esta dieta está definida como una dieta “preindustrial” que como un plan de adelgazamiento, orientada en las leyes de la naturaleza desde el punto de vista biológico, y que se basa en el consumo de granos, semillas y productos vegetales, rebajando así el consumo mínimo de alimentos de origen animal.

Resultados celebres de la macrobiótica

Esta “dieta” se ha dado a conocer, debido a que  personalidades celebres del mundo como Madonna o Gwyneth Paltrow la han utilizado, dándole popularidad a esta forma de vida, o estilo de alimentación. Al igual que otras celebridades como Jhon Travolta o Sting que por su componente  armonioso, le ha sido muy atractiva para ellos. Además de que nos gusta la comida japonesa, este tipo de alimentación nos indica como adelgazar de una forma saludable.

Beneficios

La macrobiótica proporciona muchos beneficios para los que la practican. Se conoce como una dieta saludable. En el caso de las mujeres, es una alimentación balanceada, rica en Fito estrógenos (compuestos químicos que se encuentran en los vegetales, similares a los estrógenos humanos), y que le pueden ser de gran ayuda en los síndromes pre-menstruales o la menopausia.

Este tipo de dieta ecológica, contiene alimentos con un porcentaje glicémico bajo, con mucha fibra y bajos en grasa, por lo que no nos preocuparemos por almacenar grasa en nuestro cuerpo. Además de que incluye carbohidratos concentrados en productos como el arroz integral, la cebada, frutas, verduras y otros alimentos naturales. La dieta macrobiótica también trae beneficios como tener un cutis radiante, menor riesgo de enfermedades cardiovasculares y mayor longevidad.

Alimentación estacional

Los seguidores de este tipo de alimentación la llevan a través de alimentos estacionales, es decir, los que se cosechen en el periodo de duración de cada estación del año. Por ejemplo, no es aconsejable consumir frutas tropicales como el plátano o mango en climas templados, en vez de consumir manzanas y peras.  Otros ejemplos, en primavera y verano, se consumen alimentos ligeros, tales como: maíz dulce, frutas, cebadas, verduras, etc. En las partes de clima frio, se consumen alimentos con más contenidos, como los tubérculos y granos pesados.

Alimentos proscritos

Trent Watson, dietista de la Red Salud de Ethos, dice que los adeptos a la alimentación macrobiótica, evitan el consumo de carnes, aves de corral y huevos, ya que son alimentos elevados de “yin” y que cuyo consumo puede producir “estancamiento” del cuerpo. Debido a la cantidad de nutrientes, importantes para el calcio, vitaminas D y B12, y hierros que este contiene. Por lo que no es aconsejable para los niños, adolescentes y mujeres embarazadas o mujeres en el periodo de lactancia, por lo que deben abstenerse a consumir este tipo de alimentos mientras que se encuentran en ese periodo.

Otros alimentos proscritos como el azúcar, miel, alcohol, café, chocolate, aceites vegetales de baja calidad, leche comercial, yogur y quesos blancos, son considerados alimentos con demasiado “yang”, es decir, sobre-estimulan.

Características de una comida macrobiótica

Una típica comida macrobiótica está compuesta por un 60% de cereal integral (arroz, cebada, mijo o centeno); el 30% debe estar constituido por verduras con una tercera parte de ella cocida; y el 10% restante puede estar conformado por vegetales o algas marinas como el wakame.

Es aconsejable incluir alimentos como el rábano picante, el wasabi o el jengibre. Al igual que las semillas y los frutos secos. También puedes tomar sopas de mijo  todos los dias, lo más ideal es que sea antes del plato principal. Al momento de cocinar es recomendable usar aceite de sésamo, de maíz, llevarlo al vapor, salteado, pero nunca usar el microondas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *