Adelgaza y mejora tu salud con un poco de yoga

Es cierto que para adelgazar se necesita comer saludablemente y someter al cuerpo a actividades que aceleren el ritmo cardíaco de forma regular y permitan quemar calorías, pero hay prácticas que a pesar de no ser tan activas, contribuyen a ganar flexibilidad, tonicidad y fuerza, e incluso a acelerar el metabolismo aún en momentos de reposo.

Una de las más beneficiosas en este sentido es el yoga. Esta doctrina hindú está basada en la práctica de técnicas de concentración que repercuten en el control mental para alcanzar el bienestar espiritual, pero además conlleva un trabajo físico que abarca órganos internos, músculos, puntos energéticos, huesos y canales de liberación de toxinas que contribuyen al adelgazamiento. Así pues, quienes practican yoga con regularidad no solo consiguen la añorada paz y tranquilidad, sino la apariencia deseada.

En cuerpo y mente

El yoga por sí solo quizá no sea la solución más efectiva para personas obesas o para quienes deseen conseguir resultados de forma rápida, pero es un excelente ejercicio complementario que reforzará lo que se haga con la alimentación y el entrenamiento corporal. Los resultados van a depender de muchos factores, entre ellos el tipo de yoga y la periodicidad con la que se realice, pero sobre todo, la forma en la que se aborde el régimen nutricional.

adelgaza-y-mejora-tu-salud-con-un-poco-de-yogaLos instructores aseguran que los beneficios del yoga para adelgazar van más allá del aceleramiento metabólico, la quema de calorías y otras tantas bondades del ejercicio. Con la serenidad y la conexión “cuerpo, mente y alma” que aporta, se controla el apetito y se disminuye la ansiedad, pero además, se despierta un gran interés de llevar una vida sana y equilibrada, que repercute en los hábitos alimenticios.

Es normal que una persona que haga yoga quiera comer más saludablemente e incurra en prácticas que antes no consideraba, como caminar, correr o andar bicicleta y eso, induce a la pérdida de peso. Es algo que se da por voluntad y no por la presión establecida por los cánones de belleza.

Como atributo adicional, el yoga tonifica, desarrolla la musculatura, moldea el cuerpo y mejora la postura, lo cual visualmente se traduce en una mejor apariencia, aunque no haya una pérdida de peso considerable. Las emociones responderán con un alza en la autoestima que, en ocasiones, es más necesario que una pequeña reducción de calorías.

Adicionalmente, hay ciertas posiciones del yoga que ayudan a quemar grasa localizada, especialmente en el área del abdomen.

Distintas modalidades

Son diversas las variantes del yoga que pueden contribuir directa o indirectamente al adelgazamiento. El hatha yoga, aunque es el más popular, no es de lo más prácticos para esto, pero favorece tanto el funcionamiento cardiovascular, que eso ya es una ganancia.

Tras comenzar con la ejecución básica del yoga y haber tomado experiencia, podría considerarse la incursión en el vinyasa (movimientos sincronizados con respiración), el ashtanga, el kundalini yoga o el power, que incorporan rutinas más ágiles, dinámicas y atléticas que, combinadas con crossfit, workout (entrenamiento de calle), aerobics u otra disciplina, permitirá quemar todas las calorías necesarias para adelgazar.

Beneficios puntuales para adelgazar

  • Reducción de grasa en brazos, cadera, muscos y barriga.
  • Alivio del estreñimiento.
  • Regulación del funcionamiento de las glándulas asociadas en el control de peso.
  • Disminución del estrés.
  • Control de patologías psicológicas o fisiológicas vinculadas a la obesidad.
  • Estimulación del sistema endocrino.
  • Quema de entre 250 y 400 calorías por sesión.