Adelgaza incluyendo limón en tu dieta

Una dieta para adelgazar no estará completa si no incluye limón. De todos los alimentos para potenciar la pérdida de peso, este es uno de los más efectivos. Es antioxidante, favorece la digestión, aporta pocas calorías, previene la retención de líquidos y, lo más importante, controla el apetito.

Considerando estos atributos, es posible afirmar que el limón ayuda a adelgazar, pero ¿cómo lo hace? La respuesta es simple. El limón se compone de unos nutrientes esenciales llamados flavonoides que no solo tienen poder antioxidante, anticancerígeno y antiinflamatorio, sino que también previenen la acumulación de grasas en la sangre.

Adicional a ello, el limón posee una alta dosis de pectina, una fibra soluble que al ser asimilada por el organismo se transforma en un gel viscoso que evita la filtración acelerada del azúcar en el estómago, y promueve la elimina de residuos a través de las heces. Gracias a ello, habrá una mayor sensación de saciedad y una menor tendencia al picoteo, que suele ser lo que más engorda.

adelgaza-incluyendo-limon-en-tu-dietaPero no es eso lo único que el limón es capaz de hacer para acelerar el proceso de adelgazamiento. Esta fruta actúa como un diurético natural que potencia la expulsión de las toxinas acumuladas por el exceso de estrés, alcohol y productos procesados, y que reducen los efectos de la dieta y del entrenamiento.

¿Cómo consumir limón para adelgazar?

La manera más práctica de aprovechar el limón para adelgazar, es tomando limonada, pero no la convencional, con azúcar y/o granadina, sino una especie de infusión libre de edulcorantes que desintoxica, acelera el metabolismo y suprime los cúmulos de grasa que forman los desagradables “cauchitos”.

Existen varias preparaciones. En una de ellas aconsejan verter el jugo de medio limón en 200 ml de agua fría. Se puede mezclar con jarabe de arce, jengibre triturado o una pizca de pimienta de cayena para suavizar el sabor agrio del limón. Lo ideal es que se ingiera entre seis y ocho veces al día, durante una semana.

Otra elaboración sugiere sustituir el agua fría por agua tibia, y utilizar limones frescos u orgánicos. La recomendación en este caso es agregar una rodaja de limón en 300 ml de agua y mantener allí durante 24 horas. Posteriormente moler un limón entero (incluida la concha) en un procesador, y añadir esa mezcla al agua que fue reposada, para luego beber en ayunas por seis días. Esa misma mixtura se puede reforzar con una cucharada de té verde y dos de vinagre de manzana, y tomar dos veces al día, por una semana.

Si ninguna de estas te agrada por completo, prueba haciendo un jarabe con el zumo de un limón, salvia y pimienta de cayena, y tómalo tres veces al día, antes de las comidas.

Dieta del limón para adelgazar

La alimentación es clave en todo plan de adelgazamiento. Las verduras, frutas, pescados y cereales no pueden faltar, pero si todo eso se combina con las bebidas a base de limón y una buena rutina de ejercicios, los resultados pueden ser mucho mejores.

La dieta del limón es muy popular. Tiene sus contraindicaciones para las personas con reflujo, acidez, estreñimiento o problemas de ácido úrico, pero es efectiva, siempre y cuando no extienda por más de siete días. Y es que por más ventajoso que pueda ser el limón, es una fruta que se ha vinculado con la aparición de cálculos renales, cólicos, náuseas y gastroenteritis.

La ventaja de la dieta del limón es que cualquiera puede diseñar los menús, desestimando las grasas, bajando las dosis de carbohidratos y aumentando las cantidades de vegetales, especialmente los verdes. Algunas opciones pueden ser:

Día 1

  • Beber el jugo de limón durante todo el día.
  • Optar por preparaciones de verduras en cada comida. Buenos ingredientes son espinaca, zanahoria, calabaza, calabacines, acelga y nabos. Obviar las papas.

Día 2

Desayuno

  • Jugo de limón (media hora antes de desayunar)
  • Ensalada de frutas y yogur desnatado
  • 30 ml de leche de soja

Merienda

  • Ocho almendras o una fruta

Almuerzo

  • Sopa de verduras, con dos rebanadas de pan integral y zumo de limón.
  • Pechuga a la plancha con limón, ensalada de tomates y lechugas aderezada con limón y una fruta (manzana).

Merienda

  • Tomates cherry con un poco de limón y queso o una fruta.

Cena

  • Verduras verdes salteadas, con una ración de pollo o pescado a la parrilla y bebida de limón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *