Adelgaza con la dieta de la papaya

Tener un vientre plano es el sueño de muchos. Faltando pocas semanas para la llegada de la Navidad, infinidad de hombres y mujeres estarán pensando en iniciar un plan alimenticio que les permita adelgazar, y así poder lucir sus mejores galas. Para fortuna de todos, existen diversas formas de lograrlo en tiempo récord, y una de ellas es comiendo papaya. Esta fruta ha demostrado ser 100% efectiva para potenciar la pérdida de peso, y aunque no todos disfruten de su olor y sabor, vale la pena hacer el sacrificio, puesto que la papaya reduce el abdomen y la cintura, elimina la grasa de la barriga, combate la celulitis, libera toxinas, favorece la diuresis y desinflama los intestinos.

Distintos menús se han diseñado para hacer que la papaya desarrolle sus efectos adelgazantes. La mayoría de ellos contienen frutas, verduras, hortalizas, proteínas y legumbres, pero la reina de las elaboraciones siempre será la papaya.

¿Qué incluir en la dieta de la papaya?

Para que la dieta con papaya sea eficaz, es indispensable escogerla fresca. La versión más rígida de este programa nutricional insta a comer solo papaya durante dos días para desintoxicar el cuerpo. Los nutricionistas no suelen recomendarla, pero tratándose de una fruta con altas dosis de vitaminas A, C y B, calcio, hierro y fósforo, se podría considerar, especialmente si existe un abultamiento exagerado en la zona ventricular.

Lo ideal es acompañarla con una taza de zumo de limón en ayunas y ocho vasos de agua durante el día. En caso de no tolerarla, se puede ingerir una ensalada de vegetales verdes en el almuerzo o una sopa de verduras. Es normal que pueda presentarse diarrea, pues el organismo estará removiendo toxinas y parásitos gracias a las bondades de la fruta.

adelgaza-con-la-dieta-de-la-papayaTranscurrido ese tiempo, se pueden ir incorporando otros alimentos. Manteniendo la taza de limonada en el desayuno, se pueden idear diferentes comidas a base de cereales integrales, leche vegetal, proteínas, vegetales, etc. Lo más importante es eliminar las grasas y las azúcares, y disminuir considerablemente los carbohidratos.

Para acelerar la remoción de grasa, es fundamental combinar la dieta de papaya con una rutina de ejercicios que contemple varias repeticiones de abdominales, para activar el intestino y expulsar la materia grasa acumulada en el estómago.

Adelgaza con las hojas y las semillas

Siempre será mejor optar por la papaya troceada y al natural, pero se puede sustituir algunas veces por zumos mezclados con miel, chía, avena o almendras (tres unidades).

La pulpa es la parte más saludable de la papaya, pero para efectos de adelgazamiento, se pueden aprovechar las hojas para elaborar infusiones que reducen la producción de gases, aceleran el metabolismo y desinflaman. Para ello solo hay que hervirlas en un poco de agua.

Se dice que las semillas también funcionan para adelgazar, porque retrasan la absorción de las grasas. Quienes avalan su incorporación en la dieta, aconsejan tomar como píldoras 8 semillas en el desayuno, con un vaso de jugo de toronja. Otros prefieren molerlas y añadirlas a las ensaladas o batidos.

Los más tradicionales posiblemente opten por un menú día por día, y en la dieta de papaya esto es válido, siempre y cuando no se exceda de cinco días. Se puede retomar una vez al mes, durante uno o dos trimestres. Lo conveniente es que el resto de las semanas se siga un régimen balanceado para mantener los efectos alcanzados.

Comidas que adelgazan

Desayuno

  • Una ración de papaya, un vaso de avena con leche de soja y germen de trigo.

Merienda

  • Una porción de papaya o un jugo sin azúcar

Almuerzo

  • Pollo a la plancha, ensalada de vegetales verdes o de arroz integral. Si se elige la de arroz, se puede cocinar con un caldo de verduras. Una vez preparado, se le añade tomate, espinacas, ajo, aceitunas y unas gotas de limón. Complementar con una taza de papaya.

Merienda

  • Papaya al gusto. Se puede combinar con piña.

Cena

  • Caldo de verduras o alcachofas horneadas. Para cerrar, un trozo de papaya.