5 razones para no exagerar en el entrenamiento

¿Sabías que el exceso de entrenamiento puede causar daños a la salud? Por eso, mantente al tanto y siempre cuenta con la orientación de un profesional para supervisarte y recomendarte el entrenamiento ideal.

1. Caída en el rendimiento
Para cada tipo de estímulo, nuestro organismo necesita de un tiempo de recuperación para responder positivamente a este tipo de formación. Al descuidar este descanso, el proceso se invierte y el rendimiento se resiente. Así, debes de conocer el tiempo de descanso exacto o tiempo de recuperación que necesitas para que tu cuerpo vuelva a tener el mismo rendimiento, a al vez que te mantienes en un estado saludable.

2. Aumento de la presión arterial y los latidos del corazón
El estrés prolongado causa estos cambios, generados por la mayor actividad del sistema nervioso simpático. Si eres una persona saludable no existe tanto riesgo (aunque no debemos de provocarlo), sin embargo, en personas con poca condición física o estado de salud deteriorado, esto puede ser sumamente peligroso.

3. Insomnio, alteración del estado de ánimo y aumento de la sensibilidad al dolor
Todos derivadas del desequilibrio de los neurotransmisores cerebrales, como la disminución de los niveles de serotonina (conocida como la hormona del bienestar).

4. Sistema inmunológico bajo
Una sobrecarga en combinación con una alimentación no equilibrada (o que no va de acuerdo con las necesidades que pide nuestro cuerpo; tanto en nutrientes como en calorías) puede llevar al cuerpo a reducir su protección, dejando a la persona más susceptible a infecciones y demás enfermedades.

5. Lesiones
Con el aumento del volumen y la intensidad, son las articulaciones, especialmente las rodillas, los hombros, los tobillos y la cadera, las que sufren. Los músculos no pueden absorber la carga y la coordinación se puede ver seriamente afectada. Así mismo, una vez lesionados, debemos de dejar que nuestro cuerpo se recupere, dando el tiempo preciso para ello.